REALITY

Acomodos, privilegios y fraudes: las acusaciones contra "La Voz Argentina"

El reality de canto está en la mira por la presencia de familiares de famosos y personas que ya ganaron concursos televisivos antes

Abigail Ledesma y Ricardo Montaner en "La Voz Argentina". Foto: Captura de YouTube
Abigail Ledesma y Ricardo Montaner en "La Voz Argentina". Foto: Captura de YouTube

"La Voz entongada" es el término que se ha repetido en la prensa argentina en las últimas semanas y que refiere a presuntos acomodos o situaciones sospechosas en la tercera temporada del reality show.

El programa es un éxito de audiencia en Argentina y no tiene mal rating en Uruguay, sin liderar las mediciones; el domingo, por ejemplo, fue lo más visto de Canal 4 pero quedó quinto en la medición general de los canales, tras Subrayado, La culpa es de Colón, Polémica en el bar y Súbete a mi moto, según Ibope. Y no se salva de polémicas.

La primera controversia llegó de la mano de Jacinta Sandoval, una participante que pasó por la audición a ciegas e ingresó al equipo de Ricardo Montaner. Luego se supo que tenía un vínculo con Stefi Roitman, nuera del cantante y conductora de los contenidos digitales del ciclo, que salió a desmentir acomodos.

La segunda llegó con la aparición de la hija de Miguel Ángel Cherutti, Bianca. Fue una de las voces más destacadas en la primera etapa del reality, pero en las redes sociales se generó malestar por entender que al ser hija de una persona famosa tiene privilegios o mayores posibilidades en el concurso. Cuando dialogó con los coaches, Bianca no hizo referencia a su padre, e ingresó al team de Mau y Ricky.

En una emisión que vino pocos días después concursó otra persona con un vínculo con el star system porteño: Steban Ghorghor, cuñado del ex CQC Pelado López. El revuelo fue menor porque no avanzó de ronda.

Y la última acusación a la producción de La Voz tiene que ver con Abigail Ledesma, quien cautivó a todos con una interpretación de “One Night Only” del musical Dreamgirls. La joven impresionó a los coaches con una presentación que no fue la primera que hizo en televisión: hace seis años había ganado otro concurso, Dos al éxito, de El Nueve.

Pero según el reglamento, los participantes deben ser amateurs y no pueden haber estado en otro programa de televisión, revelaron en Intrusos. Sin embargo, esta condición puede que tenga sus matices ya que cuando Braulio Assanelli ganó la temporada 2018, tenía como antecedente el ser finalista de la versión uruguaya de Yo me llamo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados