teatro argentino

Vuelve Gerardo Romano con su exitoso unipersonal

En mayo regresa a la sala Nelly Goitiño Un judío común y corriente, para dar cuatro funciones

Gerardo Romano. Foto: Francisco Flores
Gerardo Romano en Montevideo. Foto: Francisco Flores

El año pasado, en mayo, el reconocido actor argentino Gerardo Romano se presentó en la sala Nelly Goitiño, con Un judío común y corriente. Un año después volverá a la misma sala con la misma obra: será en principio por cuatro funciones, desde el jueves 17 al domingo 20 de mayo. Las entradas se pondrán a la venta en Tickantel.

Romano tiene una larga historia con la escena montevideana, que se remonta a espectáculos muy comprometidos, de carácter explosivo, como fue A corazón abierto. En esta obra que viene haciendo se lo puede ver en un registro igual de comprometido, pero con una reflexión mucho más honda. En Un judío común y corriente explora los entretelones de la religión, a través de un argumento sencillo.

Un judío alemán que vive en Alemania recibe la invitación de un profesor de ciencias sociales de una escuela secundaria, para que sus alumnos conozcan de primera mano cómo puede ver hoy un judío el nazismo. Pero ese sencillo comienzo abre todo un abanico de reflexiones sociales y políticas, a la vez que el protagonista va contando aspectos de su historia. Las cosas no son blancas o negras, y todo el juego de matices que el texto (escrito por Charles Lewinsky, y llevado al español por Lázaro Droznes) plantea, habilita un juego de cajas chinas sobre cómo pensar la historia del siglo XX y el mundo de hoy.

Ese material literario, a su vez, es muy exigente, psíquica y físicamente, con el actor, que debe sostener una intensidad y un profundo discurso a lo largo del montaje. El judaísmo, el Holocausto, la constitución de Israel, el antisemitismo, así como los dilemas que enfrenta la colectividad en la actualidad, son algunas de las reflexiones que la obra plantea, aunque como asegura Romano, el espectáculo hablan tanto al judío como al que no lo es. La dirección de Manuel González Gil (viejo conocido de la escena uruguaya, quien ha montado numerosos títulos en El Galpón), agrega un marco visual y una serie de elementos que jerarquizan el resultado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)