TEATRO

Vuelve la barra de bar con su humor machista

Esta noche se estrena una nueva versión de ¡Ah, machos!.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lado, Toja, Etchandy y Vidal, desde hoy en El Galpón. Foto: A. Perischetti

Un exitoso espectáculo teatral de los años 80 vuelve en una versión totalmente renovada. Se trata de ¡Ah, machos!, que originalmente se dio en Teatro Circular, con texto de Roberto Fontanarrosa, Franklin Rodríguez y Fernando Toja. La obra, que tuvo con los años algunas modificaciones en el elenco, fue protagonizada por Jorge Bolani, Domingo Lado, Walter Etchandy y Enrique Vidal, bajo dirección de Fernando Toja.

Hoy el espectáculo se estrena reformulado, con el título ¡Ah, machos! Se va la segunda, en la Sala Atahualpa, de El Galpón, con elenco conformado por Vidal, Lado, Etchandy y Toja, nuevamente con dirección de este último. La autoría de los textos también tuvo cambios significativos, principalmente por la ausencia de Fontanarrosa, el gran humorista argentino que de algún modo marcó el tono de lo que se veía en escena. Hoy los textos son de Vidal, Toja y Daniel Paiva, aquel uruguayo que triunfó con el dúo de humor rítmico Los Modernos, como Pedro Paiva.

"La obra la estrenamos hace ya casi 30 años, y ahora de alguna manera vuelve, reflejando desde aquella mirada, esta época, con temática actual. Cambió mucho la mirada sobre el machismo desde entonces, que hoy se vincula a otros temas, como la violencia doméstica, o la homofobia, aunque siempre desde el humor, lógicamente", analizó para El País Enrique Vidal.

¡Ah, machos! se presentó en 1988 dentro del ciclo Nuevos Realizadores, en el Circular, y desde entonces el espectáculo se convirtió en un clásico del humor nacional. También trascendió fronteras, yendo a varios festivales internacionales, entre ellos el VI Festival Iberoamericano de Cádiz, en 1991, donde ganó el premio Bambalina al mejor espectáculo, por el voto del público.

Es que aquella versión era inolvidable, conquistaba al espectador. Consistía en una serie de sketches, alrededor de la mesa de un bar, en el que cuatro individuos conversaban con la energía que a veces se genera en los bares, cuando entre anécdotas y bromas aflora el lado más radical del machismo.

"¡Ah, machos! fue para muchos en Uruguay descubrir a Fontanarrosa, un autor que describía tan bien los tipos humanos. Y fue un momento muy especial: en el 88 era la salida de la dictadura, estaba todo muy fresco. Y el espectáculo generó un estilo, un planteo interesantísimo, con el público tan cerca, dándose una interacción muy particular. Y había una cosa como pacata, uruguaya, de mirar por el ojo de la cerradura, a ver una barra de machos hablando de mujeres. De hecho, iba más público femenino que masculino", asegura Vidal.

"Hoy estamos en el Uruguay del matrimonio igualitario. Aunque si bien hay un cambio a nivel racional, a nivel cultural es un país que todavía le cueSta adaptarse a esos cambios", dice Vidal. Y remata con humor: "Esta vez es sin texto de Fontanarrosa. Nos largamos nosotros, un poco siguiendo su línea, nos sentimos sus seguidores, como una religión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados