teatro en solitario

Se viene el festival de unipersonales

Será en Sala Balzo, del Sodre, con obras nacionales, extranjeras y charlas con los artistas

Tom Pain supuso el debut de Rogelio Gracia en el unipersonal
Tom Pain, con Rogelio Gracia. Foto: Santiago Bouzas

Este viernes comienza el Festival Internacional de Teatro Unipersonal del Uruguay (FITUU), que reunirá en Sala Balzo, durante cinco días a tres buenos unipersonales nacionales y dos extranjeros. El encuentro, dirigido por Fabio Zidán, tendrá también instancias de charlas y debates con los artistas participantes. Entradas en Tickantel, a $ 300.

El festival abrirá con La voz dormida, de Cayetana Cabezas, que llega desde España para presentarse el viernes en doble horario, a las 20.00 y a las 22.00. Sobre dramaturgia de Dulce Chacon y dirección de Julián Fuentes Reta, la actriz Laura Toledo propone un viaje en el tiempo a las posguerra española, para contar la historia de un grupo de mujeres encarceladas en la madrileña prisión de Ventas. Como dice su autora, es una historia de tiempos de silencio, donde se relata el sufrimiento de aquellas mujeres que perdieron una guerra, aunque enarbolando la bandera de la dignidad. La obra está documentada en historias reales, pese a que la autora suavizó alguna de ellas e introdujo nuevos matices.

Luego, el lunes 29 a las 20.00 se podrá ver Frida Kahlo, de Patricio Abadi, espectáculo que viene desde Argentina y cuya interpretación estará a cargo de Jimena Anganuzzi. Desde la cama de un hospital, la intérprete da vida a la gran pintora mexicana, en un trabajo que habla sobre el amor, la sexualidad, la política y el arrojo que significa trenzar el arte con la vida.

Tres obras uruguayas redondean esta selección de unipersonales, y cada una de ellas trabaja un registro bien distinto. El sábado a las 20.00 se presenta Ella sobre ella, de la reconocida dramaturga experimental Marianella Morena. A partir de una mirada libre sobre la vida de Carlota Ferreira (1838-1912), la actriz Mané Pérez realiza una verdadera explosión escénica. 

Una enérgica intérprete del siglo XXI encarna a una polémica mujer del siglo XIX, para ofrecer una obra que si bien tiene un trasfondo histórico, ostenta una estética muy plantada en el presente. El personaje de Carlota Ferreira, como representante de la mujer rupturista de su época, es recreado en el escenario desde una concepción fragmentaria del relato, que apela al erotismo como elemento de transgresión. Música potente, visual impactante, público interpelado y mutación continua de la escena, son algunos de los aspectos atrapantes de este montaje. Muy buen programa para un sábado a la noche.

El domingo a las 20.00 sube a ese mismo escenario Rogelio Gracia, para hacer Tom Pain, de Will Eno. Bajo dirección de Lucio Hernández, el monólogo juega a presentar a un hombre al parecer común y corriente, pero dispuesto a compartir su historia y a convertir su dolor en provocación. Ese hombre narra tres momentos de su vida, que son a la vez recuerdo y trauma, y que se entrelazan e interrumpen todo el tiempo: la historia de una picadura de abeja, un niño con su perro, y su experiencia con una mujer. Un formato novedoso ha hecho de este trabajo de Gracia un espectáculo muy reconocido.

El festival cierra el martes a las 20.00 con Ser humana, Angie Oña, interpretado por ella misma. La pieza teatral está inspirada en la vida de la psiquiatra Sabina Spielrein (1885-1942), para plasmar en escena una dinámica entre la reflexión, la locura y la teoría psicoanalítica.

Entre las instancias de encuentro con los artistas, el sábado en la cafetería del Auditorio estarán, desde las 18.00, Angie Oña, Rogelio Gracia y la psicoanalista Raquel Lubartowski. Luego, el lunes en el mismo lugar se dará cita con el público Mané Pérez y Patricio Abadi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)