ESCENARIO Y POLÍTICA

Victoria Rodríguez: "Esta campaña electoral me dejó un sabor medio amargo"

La conductora de Esta boca es mía se presenta en Teatro Metro con una obra que denuncia la violencia doméstica: Solo mía, de Wosh Machin

Victoria Rodríguez
Victoria Rodríguez, con nuevo personaje y mucho para decir. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La reconocida conductora de televisión se prepara para un nuevo personaje de teatro. Y no es un personaje corriente, dado que se inscribe en la modalidad de teatro de denuncia. Lo hará por una única función este viernes 22 de noviembre a las 21.00, dirigida por Wosh Machin. “Esta obra la hago en el marco de esa actividad en que el Teatro Metro se ha embanderado, que es el teatro de conciencia. Es una forma de expresión artística que por supuesto no se inventó acá, y que acá está desarrollando Wosh Machin. Busca poner el arte al servicio de asuntos comprometidos y sensibles para toda la sociedad, y la violencia de género lógicamente es uno de ellos”, adelanta Victoria Rodríguez a El País. Las entradas están a la venta en Abitab, a $ 650.

“La obra está armada a partir de distintos cuadros concatenados, con flashbacks, y en el medio hay musicales y coreografías. A mí me toca hace de la víctima, y en la ficción mi pareja es Pablo Robles, un actorazo. No es una obra convencional, tiene música, baile, convergen distintas artes, para llegar al público de distintas maneras. También hay una pareja que hace de nosotros de jóvenes, y va a estar Braulio Assanelli. Es muy difícil en una obra, breve, para tratar toda la problemática profunda que tiene la violencia de género en nuestro país, y en el mundo. Pero sí aborda algunos de los comunes denominadores, y sobre ese tema nunca nada está de más. Cuando más se pueda visibilizar el tema, mejor. En muchas de esas situaciones actualmente todavía hay mujeres que ni siquiera son conscientes que están en ese lugar. Y por lo tanto, Solo mía busca ser un granito de arena que se puede aportar desde el escenario. En ese sentido es para mí un orgullo que me hayan convocado”, asegura la artista.

Victoria Rodríguez
Victoria Rodríguez, y una modalidad de teatro comprometido. Foto: Leonardo Mainé

-Tu personaje en Solo mía significa un cambio con respecto a lo que venís haciendo.

-Sí, este año me sumé a un par de cosas poco convencionales. Hice teatro breve, y ahora este papel. Yo lo vivo como una experimentación. Esto está muy lejos de ser el perfil de obra en la que vas construyendo un personaje, desde una evolución intensa. Acá está todo muy comprimido, resumido. Pero igual requiere ponerse en la piel del personaje, y para eso, despojarse de muchas cosas. Para mí en este caso, el mayor valor es poder aportar algo. Es más desde el compromiso social que desde el artístico. En la construcción de un personaje como Blanche Du Bois dejé la vida, dejé el alma. Eran dos horas y media sobre el escenario. En esta obra es todo más acotado, son escenas cortas.

-Vos empezaste a hacer teatro ya avanzada tu carrera…

-Empecé a hacer teatro de atrevida, cuando Diego Fischer me propuso hacer de Juana de Ibarbourou en Al encuentro de las tres Marías, como en 2008. Y tenía experiencia en televisión, no en escenario, y eso en su momento fue bastante polémico. Hoy se da mucho más naturalmente el pasaje de la televisión al teatro, pero en mi caso fue polémico, sobre todo porque enseguida se me dieron roles que son los personajes del teatro universal. Y obviamente yo no tenía las credenciales para eso. Pero el público fue muy generoso conmigo, y los directores con los que trabajé. Roberto Jones, Álvaro Ahunchain, ellos sacaron lo mejor de mí.

-Esta boca es mía abrió un ámbito de debate público...

-Sí, creo que de alguna manera acercó todo lo que tiene que ver con la agenda noticiosa, y el quehacer nacional, a la mesa de charla de las familias uruguayas. Quizá antes quedaban reducidos a un ambiente más de especialistas, de periodistas, políticos. Hoy el debate de las cuestiones públicas se ha democratizado muchísimo, y creo que las redes sociales también han permitido ese fenómeno.

Wosh Machin
Wosh Machin, un artista del nuevo teatro comrometido. Foto: Leonardo Mainé

-Ahora la campaña electoral casi que acaparó la agenda…

-Ahora todo está como muy centrado en eso, en economía, en política, y la seguridad. Ahora también todo esto que está pasando en América Latina está muy en el tapete, sobre todo porque ya no estamos hablando de un caso aislado, como podía ser Venezuela. Hoy está toda América Latina bastante complicada, y además todo eso se nos cuela en nuestra propia campaña electoral. Ya no hay temas que nos sean ajenos.

-¿Y la campaña cómo la ves?


-Comparativamente, si comparás con Bolivia, o Brasil en su momento, Uruguay puede jactarse de ser una de las democracias más plenas. Así nos visualizan en el mundo entero. Fantástico. Ahora, yo no estaría tan segura a que somos tan diferentes. A mí esta campaña me ha dejado un sabor medio amargo. Veo que todo está muy fragmentado. Estamos en términos muy futboleros, mientras manejamos conceptos sobre el país que todos queremos. El país de todos, a eso habría que apuntar. Y lo que uno ve es que se abrió como un juego de los buenos y los malos, y quién se abandera con la moralidad, con la sensibilidad. Y esas cosas a mí no me gustan.

-¿Tu programa ya lo conducís de taquito?

-No, yo me autoimpongo que me demande mucho. El día que me salga de taquito será porque lo esté haciendo mal, o porque perdí la motivación. Justamente lo que me encanta de este formato que vengo haciendo hace ya mucho tiempo es que me tiene condicionada a estar actualizada. Y a seguir aprendiendo de todo un poco. Ya se me volvió hasta un vicio estar informada. Esta boca es mía me ha permitido una comprensión mucho mayor de la sociedad en la que vivo, y del mundo. No sé cuál es la clave que el programa haya permanecido tanto tiempo. Pero no hay muchos programas de televisión que logren en Uruguay imponerse por mucho tiempo. Y no sé porqué. Seguro que mi programa tiene un grupo de panelistas interesantes, y un equipo de producción que trabaja muy bien. Pero no sé si todo eso tiene que ver con la clave del éxito. Si supiera la clave del éxito, no estaríamos nerviosos a veces con respecto a que hoy estás al aire y mañana ya no. Los medios están complicados: nadie la tiene asegurada. 

Victoria Rodríguez el martes, en Esta boca es mía (Foto: captura tv)
Victoria Rodríguez, en Esta boca es mía, un programa de referencia de la tele local. Foto: Difusión

-¿Estás con planes de teatro para el año que viene?

-Sí, pero prefiero por ahora no adelantarlos. En primera instancia, yo no soy buscadora de protagónicos. L o que quiero, y lo que me gusta del teatro, es seguir aprendiendo. Transitar personajes que me generen un verdadero desafío actoral. Y muchas veces ese personaje no es el protagónico. Puede ser un personaje secundario. Lo que pasa es que suelen llamarme para protagónicos, ese es el tema. A veces por otras cuestiones, más de marketing, que no hacen tanto a otros requisitos que serían más nobles. No soy tonta y sé en qué arenas me muevo. Pero procuro aceptar un papel cuando además de ser un protagónico rimbombante, me suponga un desafío de aprendizaje.

-¿De chica te sentías actriz?

-No especialmente, o tal vez en mi fuero íntimo. Porque mi madre el tema artístico no me lo potenciaba demasiado. Mamá era en eso bastante convencional, el teatro no lo veía como una chance para mí. Yo decía que quería ser actriz, pero no me daban ni pelota. Pero bueno, siempre el destino te encuentra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)