ENTREVISTA

Victoria Césperes: “La clave del éxito de 'El marginal' es que tiene verdad”

La actriz uruguaya sube a escena la semana próxima, en la obra de teatro musical Yentl, que desde el miércoles al sábado se estará dando en Sala Balzo

Victoria Césperes
Victoria Césperes, con Yentl en Sala Balzo. Foto: Francisco Flores

Desde el miércoles la Sala Balzo recibe a Yentl, un interesante musical uruguayo. El espectáculo tiene en sus planes presentarse en Buenos Aires, algo inusual para una obra nacional de este género. Y El País habló con una de sus protagonistas. Tickantel, $ 590.

-Yentl es algo distinto a lo que venías haciendo.

-Sí, Yentl es totalmente distinto a lo que yo había hecho antes en teatro. Musicales nunca había hecho en teatro. Y la temática también me pareció muy interesante, porque habla de un lugar distinto de la mujer en la sociedad, con todo este auge que hay hoy del feminismo. Es una obra de teatro con música en vivo, y cuando Coco Rivero me hizo la propuesta, el año pasado, yo estaba pensando en volver a vivir a Uruguay. Entonces, aparte del amor, sin duda fue esta obra de teatro la que me hizo tomar la decisión de instalarme de vuelta en el país.

-Venís de participar en El marginal. ¿Cuál sentís que es la clave del éxito de esa serie?

-Es muy realista, por eso para mí pegó tanto. Está muy bien contada, muy cruel también. Creo que la clave del éxito de El marginal es que tiene verdad. Y la producción es impresionante: Underground es fantástico como trabaja. En las dos temporadas que participé, para mí fue de gran crecimiento: ver los actores en la previa, en los ensayos. Ver a Gerardo Romano, Claudio Rissi, Verónica Llinás. Mi participación era muy puntual, hacía de la secretaria de Gerardo Romano, pero más allá de mi rol, la experiencia de trabajar con esos actores fue espectacular.

Yentl
Yentl, un buen musical uruguayo. Foto: María José Medina

-La locación también ayudó a darle mucho realismo.

-La locación era maravillosa, la Cárcel de Caseros, que este año ya se cerró, y ahora se va a grabar en otra locación. Yo nunca imaginé lo que podía ser meterse en una cárcel, recorrer una cárcel derruida. Era como estar filmando en el propio lugar de los hechos. Un sitio con una energía muy fuerte, por todo lo que se vivió ahí. Y actoralmente, te permitía posicionarte desde otro lugar. Es un lugar enorme: yo en las horas de espera investigaba por los pasillos, me metía por todos los lugares, me imaginaba todo lo que allí se vivió.

-Con La sangre de los árboles recorrieron con Juana Viale el interior del país.

-Sí, se hizo en casi todo el Interior. Pasamos por todo tipo de escenarios. Nos tocó incluso la experiencia actuar en Dolores después del huracán. Llegamos y el teatro no existía. Y nos armaron en un museo, una sala con una sillas. Y la hicimos con la gente que tenía la entrada, y los que querían sumarse. Porque la idea era recorrer el país y vivir esa experiencia, más que lo monetario. El público estaba en sillas, en el piso, y nosotras en medio de un salón enorme, con dos focos. Porque nosotras también ayudábamos a armar y desarmar. Me acuerdo en particular de esa función porque fue muy mágico. Es difícil de explicar, pero todo estaba lleno de emociones, de sensaciones. 

La sangre de los árboles
La sangre de los árboles, con Juana Viale y Victoria Césperes

-En La sangre de los árboles jugaron un poco con la relación que tienen con Juana Viale, mezclando realidad y ficción.

-Sí, de eso las dos nos fuimos dando cuenta con el tiempo. Porque como suele suceder, la obra empezó en un lugar y con el tiempo terminó en otro. También la dramaturgia de la obra, de Luis Barrales, en todo el trabajo sobre improvisaciones que se hizo, él tomó mucho de la relación entre nosotras. Es muy delgada la línea en muchos aspectos. Pero yo no lo viví como algo tan consciente. Analíticamente, uno puede decir que había un paralelismo. Sin duda que sí, porque hay mucha conexión entre nosotras. Y en La sangre de los árboles hay mucha historia de nosotras.

-Tu vínculo con Viale le dio gran proyección a tu carrera.


-Sí, hubo un cambio. Al principio no lo entendía mucho, porque yo no me imaginaba que iba a ser tan así, como un boom. Por la figura que es Juana, sentí que había mucho más interés en conocerme y en conocer mi trabajo. Eso de ¿quién es esta uruguaya que está junto a Juana Viale? Se despertó un interés por mi historia. Y ahora pienso que yo en ese momento fue que empecé a hablar sobre la enfermedad que había atravesado. Eso mediático que se me dio, fue como un canal para poder hablar del cáncer. Por si alguien está atravesando, o atravesó, una situación similar. Pensar que se puede estar bien. No vincular la muerte al cáncer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados