imperdible

Uruguayos tras un nuevo “Delirio”

Creadores de El Delirio preparan un nuevo megashow nacional, ahora en Antel Arena

Gutenberg
Gutenberg: Bednarik, Wyrobnik y Varela. Foto: Marcelo Bonjour

En noviembre pasado, El Delirio, en el Estadio Centenario, logró convocar 18 mil personas, en un espectáculo nacional que marcó un hito en la producción local de megashows. Ahora los mismos productores, Coral Cine, elevan la apuesta con Gutenberg, que el 24 de noviembre a las 21.00 se presentará en el flamante Antel Arena, en una propuesta escénica inusual para este medio, dado que se trabajará con un gran escenario de 360 grados, de medidas asombrosas: 20 por 14 metros. Entradas en Tickantel, a $ 490, $ 975, $ 1225, $ 1400, $ 1600, $ 1750 y $ 1975.

Bajo la dirección escénica de Andrés Varela, más de un centenar de músicos, bailarines, cantantes y acróbatas contará una historia en cinco etapas, que va desde el origen de la imprenta hasta la hegemonía de internet. El objetivo no es presentar a los distintos artistas en juego separadamente, sino fusionar sus trabajos en un lenguaje único, potente, que abarque escenarios laterales, destrezas aéreas y una fuerte presencia tecnológica.

Producido localmente, aunque con la participación de valiosos artistas extranjeros, el megashow contará con María Noel Riccetto, Juan Campodónico y Eiko Senda, entre muchas otras figuras del espectáculo nacional. También estarán allí destacados artistas franceses, con carreras que los vinculan a las más grandes empresas del espectáculo mundial, como el Cirque du Soleil y de la compañía Royal de Luxe. El papel de Gutenberg lo encarnará el actor, músico y bailarín Stéphane Chivot, mientras que Pascal Wyrobnik forma parte de la dirección de arte. El coreógrafo Eric Martin y el constructor de máquinas y objetos escénicos Matthieu Bony son otros dos nombres importantes de la ficha técnica del show.

A nivel de guion Gutenberg propone un viaje fantástico desde la construcción de la imprenta, como disparados de otras máquinas que potenciaron la comunicación y el intercambio de ideas.

“Desde esa idea inicial se pasa a un recorrido por la ciencia, el arte, la guerra, llegando a la tecnología digital. Esos cinco cuadros, con sus transiciones, abarcan desde la danza contemporánea al mundo audiovisual. Entre otros elementos utilizaremos como un gobelino circular gigante, que trabaja con varios proyectores con diferentes ángulos, para generar un efecto de 360 grados, algo que no se ha hecho nunca acá”, explicó a El País Varela, quien agrega que el espectáculo contará con un artefacto gigante, un humanoide de nueve metros de altura, en cuyo cuerpo se reflejan accidentes geográficos.

Para dar vida a semejante producción, la lista de músicos en juego incluye a Nicolás Arnicho, Pedro Dalton y Max Capote, a la vez que la Kompañía Romanelli aportará sus construcciones fantásticas y su modo particular de trabajar el teatro negro, y la coreógrafa Andrea Arobba sumará su arte para el trabajo de los bailarines.

“En trabajos aéreos va a haber gente volando, y también pensamos mezclar acrobacia aérea con humor. Y vamos a hacer algo que es como instalación plástica, viviente. Queremos trabajar la poesía, y el suspenso, la tensión. Y tendrá componentes lúdicos, surrealistas, y pensamos cruzar varias épocas”, comentó Pascal Wyrobnik, artista francés de larga relación con la escena uruguaya, quien llegó por primera vez a Uruguay en Cargo 92, aquel barco francés que en 1992 realizó en América Latina un desembarco asombroso de espectáculos renovadores, de gran despliegue.

Andrea Arobba
Andrea Arobba. Foto: Difusion

El costo de producción de este espectáculo es de unos 500 mil dólares, un poco menos que El Delirio. Eso es porque en El Delirio tuvimos que armar un escenario en una cancha de fútbol, y habilitar toda una tribuna. En Antel Arena eso ya está armado todo eso”, cuenta Sebastián Bednarik, productor general del espectáculo.

La programación del Antel Arena fue lanzada y no demoró en generar una polémica de género, en la que se señaló la escasa participación de artistas femeninas en la grilla.

Al respecto, Varela reaccionó de modo contundente: “Ante este revuelo, nos parece importante destacar que Gutenberg, al igual que ocurrió con El Delirio, tiene un porcentaje enorme de artistas mujeres uruguayas, incluyendo no solamente a Riccetto, Eiko Senda y Arobba, sino también todas las bailarinas, incluso en los trabajos aéreos. Y no solamente en los roles artísticos, también en los técnicos, de dirección y de gerencia general. Tenemos un equipo enorme de mujeres”.

“El año pasado vi El Delirio y me pareció una producción tan hermosa, y tan diferente a lo que estamos acostumbrados a ver acá, que cuando me llamaron para invitarme a trabajar en Gutenberg, tuve un interés enorme. Además, yo estoy pasando por una etapa en la que me lanzo a experimentar otras cosas. Me llama mucho la atención sacarme el tutú clásico y empezar a trabajar en otro tipo de coreografía, y con otro tipo de estructura”, comenta Riccetto, cuya intervención en Gutenberg será hacia el principio del espectáculo.

Tanto Varela como Wyrobnik remarcaron la idea de querer hacer un megaespectáculo en el que el despliegue tecnológico no eclipse los elementos más humanos y artesanales del quehacer escénico.

Juan Campodónico
Juan Campodónico. Foto: Difusión
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º