TEATRO

Uruguay halla un lugar en Madrid

Charla con Carme Portaceli, directora del Teatro Español.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gestora: Carme Portaceli al frente del teatro más prestigioso. Foto: Difusión

Una sala teatral muy antigua al frente de una experiencia pionera. Carme Portaceli, reconocida artista de teatro, asumió meses atrás la dirección artística del Teatro Español, siendo la primera mujer que ocupa ese cargo. Y la nueva impronta ya se está haciendo notar: planea actividades vinculadas a la escena latinoamericana y Uruguay sería el primer país invitado.

El Teatro Español es un noble edificio madrileño que puede presumir de ser el más antiguo del mundo. Su historia como sala teatral se remonta al siglo XVI. Portaceli llegó a ese cargo luego de una extensa carrera como directora de escena, en la que cosechó premios y difundió en su país autores de primer orden. Sobre su nueva tarea, charló con El País.

—Usted está al frente del gran teatro oficial de España, y con los ojos puestos en América Latina.

—Tenemos la intención de organizar un desembarco del teatro uruguayo en Madrid. Porque pretendemos que nuestro teatro sea la capital de la escena en lengua hispana. La idea es que vengan artistas uruguayos a una semana uruguaya en el Teatro Español, complementada con talleres y conciertos, con músicos de allí y de acá. Estamos pensando en principios de noviembre próximo, con un repertorio que incluyera varias obras, de Marianella Morena, Sergio Blanco, Gabriel Calderón, Santiago Sanguinetti. Lo estamos hablando con el Instituto Nacional de Artes Escénicas, de Uruguay, aunque también estamos pendientes de la cuestión económica, que en el Teatro Español nos está matando.

—¿Siente que España hoy está más capacitada para la integración cultural?

—Depende. Eso sí: la cultura española es mucho más diversa que antes. Me acuerdo que cuando mis padres me mandaron a Londres a aprender inglés me sorprendió la diversidad: indios, negros, japoneses, gente de todo tipo. Entonces comprendí que el mundo era eso. En ese sentido actualmente la cultura española es cada vez más diversa. Aunque luego, a nivel político, existen diversos discursos, diversos tonos.

—Madrid ha crecido dentro del mapa del teatro español.

—Sí. Cuando yo empecé a desarrollar mi carrera en el teatro, me fui a Barcelona porque sentí que en ese lugar esta profesión estaba más evolucionada. Hoy sigue siendo esa ciudad un gran centro de las artes escénicas, aunque en Madrid están pasando también cosas muy importantes.

—Tiene experiencia tanto en la dirección escénica como en la gestión cultural. ¿Son dos roles muy distintos?

—Tienen un alma en común. El objetivo es que tu reflexión llegue a la gente con la que trabajas, para que te dé lo que tenga que darte. Porque es un ser humano al que le preocupa lo mismo que a uno.

—¿Conoce Uruguay?

—Estuve en 2013. Jamás había visto la Vía Láctea como la de allí. Me gusta mucho Uruguay, he tenido la impresión de que es un sitio muy vital. Cuando digo vida me refiero a no tanto prejuicio, a más inteligencia emocional. A que allí hay mayor capacidad para las cosas esenciales de la vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)