crítica: El cuento del zoo, en la alianza americana

Trampa para dos desconocidos

Jorge Denevi y Álvaro Armand Ugón ante un texto de Edward Albee

El cuento del zoo
Denevi y Armand Ugón en El cuento del zoo. Foto: María Fernández Russomagno

Seguramente cuando El cuento del zoo se fue dando a conocer en los escenarios del mundo, allá por los años 60, impactaba más que hoy. El enfrentamiento, en un diálogo mano a mano en tiempo real, entre un hombre conservador, de situación económica acomodada, y otro más joven, transgresor, casi un marginal, abría una reflexión que actualmente está bastante más transitada. El texto reapareció ahora en la Alianza americana, y amparado por dos buenas actuaciones ofrece una sesión teatral de cierto interés.

La escenografía aprovecha bien el espacio escénico, y con muy poco crea el entorno necesario para las acciones, resolviéndolo con belleza visual. Unos bancos de plaza y una cerca de tejido de alambre alcanzan en este caso para recrear con acierto ese lugar en el Central Park de Nueva York, donde se desarrolla este encuentro entre dos desconocidos. Hojas secas de árboles desparramadas por el piso redondean una resolución estética sencilla y potente como la propia dramaturgia de Edward Albee. Los tonos oscuros del escenario enmarcan el conflicto que tiene lugar en él.

El recurso de dos desconocidos que se encuentran por azar, y se cuentan aspectos de sus vidas, da pie a exponer las singularidades de estos personajes, y cómo fueron sus peripecias vitales. Y los distintos niveles sociales de uno y otro abre un análisis sobre el mundo visto desde dos puntos de vista.

Y el texto de Albee tiene muchos elementos a valorar más de medio siglo después de su estreno, y uno de ellos es su progresión dramática. También juega muy bien con un diálogo que parece avanzar sin sentido, y sin embargo va cobrando fuerza creciente: la sorpresa que va generando la trama sigue viva pese al paso de las décadas.

En la función del estreno, el sábado pasado, Denevi entró caminando despacio a escena, y eso significó un reencuentro entre él y el público. Desde esos primeros pasos se notó la familiaridad que el intérprete tiene con respecto al escenario. Y esa confianza le permitió crecer en un papel que tiene muchos silencios, que el actor tiene que cubrir con gestos y ademanes. Si bien en las escenas de violencia física el actor se desempeñó con alguna dureza, el rol lo cumplió con intensidad y hasta belleza. Armand Ugón se luce desde un papel protagónico, aunque ofreciendo algunos recursos que ya ha transitado en otras oportunidades. La obra, que en 1961 la hizo en el Solís la compañía New York Repertory Theatre, sigue siendo hoy eficaz, y su brevedad y humor la hacen fluir bien en escena.

ficha

El cuento del zoo [***]

Texto: Edward Albee. Dirección y traducción: Jorge Denevi. Intérpretes: Jorge Denevi, Álvaro Armand Ugón. Iluminación y realización de escenografía: Gastón Moyano. Sala: Alianza Uruguay-Estados Unidos, Paraguay 1217. Funciones: Sábados a las 21.00 y domingos a las 19:30. Entradas: $ 390, en Abitab y en la boletería del teatro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)