Ópera Dulce Rosa

Una tragedia que llega al interior

Charla con Lee Holdridge y Richard Sparks, compositor y libretista de la opera Dulce Rosa

Lee Holdridge y Richard Sparks
Lee Holdridge y Richard Sparks en el ensayo de la ópera "Dulce Rosa" en el Auditorio. La ópera hoy llega al teatro Florencio Sánchez de  Paysandú. Foto: Gerardo Perez.

Son una dupla que se conoce desde hace varias décadas gracias a los distintos proyectos en los que han trabajado. Por eso cuando uno habla con el compositor Lee Holdridge y el libretista Richard Sparks, creadores de la ópera Dulce Rosa es como hablar con una sola persona.

Esta ópera, basada en el cuento Una venganza de la escritora Isabel Allende se estrenó la semana pasada en Montevideo, en el Auditorio del Sodre, y por primera vez llegará al interior del país. Será en el Teatro Florencia Sánchez de Paysandú donde tendrá su elenco y músicos como si fuese una función en el Auditorio.

Es un acontecimiento porque Holdridge tiene dos Emmy (por La bella y la bestia aquella serie con Linda Hamilton), un premio para el ha estado nominado 20 veces. También estuvo nominado al Grammy por la banda de sonido de otra serie de los 80, Luz de luna con Bruce Willis.

La idea para Dulce rosa, se le ocurrió cuando Sparks le planteó adaptar ese cuento de la chilena en formato ópera.

“Isabel Allende tocó un nervio que se siente por toda América Latina, la historia de la región está llena de estos cuentos. Y la música de esta ópera tiene una emoción que cubre todo eso”, dice Holdridge mientras la Orquesta Juvenil del Sodre afina los instrumentos para el ensayo general en el Sodre.

La nueva novela de Isabel Allende se edita en Uruguay este fin de semana.
Isabel Allende habla de la ópera "Dulce Rosa"

“No es opera moderna, pero es muy nueva”, dice Sparks. En ese sentido, no es una ópera rupturista, sino que se enmarca en la tradición de los clásicos. “Cuando se necesita el drama, allí está, pero también cuando llega el liricismo, también está la música al servicio de eso”, agrega Holdridge.

La historia de esta ópera es, en terminos clásicos, una tragedia dramática en la que el héroe y la heroína son destruidos por su propio caracter. “Es una historia muy aristotélica en su estructura”, dice Sparks. Así, compositor y libretista entendieron que era necesario que cuando la vida de esos personajes cambie, también tenía que hacerlo la música, dicen al unísono, uno en español y otro en inglés.

En esta historia son dos personajes los centrales, Rosa y Tadeo, pero a través de ellos se representa a todo el continente, con sus luces y sombras. “Las grandes tragedias tratan sobre eso”, dicen.

Cuando se piensa en ópera los primeros nombres que surgen son los clásicos:Rossini, Puccini, Wagner, Bellini o Verdi. ¿Cómo es crear una ópera para las nuevas audiencias? Holdridge entiende que lo importante, para que el público joven se acerque a este arte, es darles drama con sentido y sentimiento. Eso “es responsabilidad de los escritores, el cambiar el estilo un poco para que suene como música de estos tiempos. Eso es lo que intentamos hacer aquí”, dicen ambos.

Dulce Rosa, una ópera basada en un cuento de Isabel Allende que se presentará por dos funciones en el Auditorio del Sodre
"Dulce Rosa", una ópera basada en un cuento de Isabel Allende que llegará hoy al Teatro Florencio Sanchez de Paysandú. Foto: Difusión

La dupla Holdridge y Sparks ha participado en varias producciones elogiadas para la Opera de Los Angeles como Il Postino, en la que Plácido Domingo interpretó a Pablo Neruda. “No quiero escribir música para los críticos o que solo se representen en universidades, quiero que venga gente a ver estas producciones”, dice Holdridge quien entiende que sus trabajos para la televisión le permitieron conocer los gustos musicales de la audiencia.

“Los críticos no nos importan, los amamos pero no escribimos para impresionar a diez personas en el mundo. Queremos explorar distintas emociones y que el público las sienta” dice Sparks, quien asegura que la gente se va a sorprender al final del primer acto.

“Yo no quiero que me cuenten lo que pasó, si hubo un incendio quiero verlo, no que me digan que sucedió”, eso fue lo que aprendí en mis años en la televisión, dice Holdridge. “La gente quiere ver el drama y aplicando eso a la ópera, el drama ocurre en el momento sobre el escenario y cantando, lo que es muy especial”.

Con varios proyectos para el futuro, están armando una ópera basada en una comedia de Woody Allen sobre un escritor que le vende el alma al diablo “Allen ha sido de mucha ayuda para el proyecto”.

Ambos llegaron a nuestro país para ver esta producción. “Es distinta a la que dirigí en Los Angeles”, dice Sparks. Y gracias al éxito, seguramente no sea la última vez que los veremos por Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º