Fun Home fue la ganadora del “Oscar” de Broadway

El Tony prefirió lo más moderno al teatro más clásico

Y la modernidad se impuso al clasicismo y Fun Home, el musical de culto basado en un cómic de temática homosexual, se impuso a Un americano en París, mientras la dinámica propuesta de The Curious Incident of the Dog in the Night-time venció a los corsés de la Royal Shakespeare Company.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una escena de "Fun Home" en la ceremonia de los Tony; está basada en una historieta. Foto: Reuters.

Fun Home, en la categoría musical, y The Curious Incident of the Dog in the Night-time, en la de obra no musical, se alzaron hoy como grandes vencedoras de la 69 edición de estos premios con cinco estatuillas cada una, sin aportar sorpresas pero sí definiendo la línea por la que apuestan los máximos premios del teatro.

Fun Home, musical de tono independiente y basado en el cómic de Alison Bechdel, estaba nominada a 12 premios y se llevó también los galardones a mejor actor de musical (Michael Cervaris, que ganó su segundo premio), mejor dirección, mejor libreto y mejor composición musical.

Su victoria en el último premio de la noche, en una gala celebrada en el Radio City Music Hall, fue la del tono íntimo, las minorías sexuales y las familias heterodoxas. También fue un desempate con Un americano en París, que había partido con el mismo número de nominaciones y consiguió cuatro premios, aunque todos ellos técnicos.

Por su parte, The Curious Incident of the Dog in the Night-time, llegada de Londres y basada en la novela sobre el autismo de Mark Haddon, ganó cinco premios de seis nominaciones, llevándose también los galardones a mejor dirección, mejor actor en obra dramática (Alex Sharp), mejor iluminación y mejor puesta en escena.

Su batalla se libraba contra Wolf Hall. Parts One & Two, que venía con ocho candidaturas, pesado vestuario (lo único que al final fue merecedor de premio), el crédito de la Royal Shakespeare Company y una historia ambientada en la corte de Enrique VIII.

Triunfó la Inglaterra del siglo XXI, la de una puesta en escena de rabiosa actualidad y, además, remató una gran noche para el acento británico. kylight, dirigida por Stephen Daldry y protagonizada por Carey Mulligan y Bill Nighy, se hizo con el premio a la mejor reposición dramática y la ceremonia se inauguró con dos premios para The Audience, uno para Helen Mirren como la reina Isabell II, y otro para Richard McCabe, como el primer ministro Harold Wilson. No se podía ser más "british".

Mirren, además, se convirtió en la primera actriz que consigue un Tony por un papel que en el cine le dio el Oscar (en La reina), algo que había sucedido a la inversa en ocho ocasiones con Yul Brynner, Joel Grey o Anne Bancroft, entre otros.

En cuestión de reposición musical, donde no hay opción a lo novedoso, la gran ganadora de la noche fue El rey y yo, la famosa historia de Ana y el rey de Siam. Esta producción también ganó otras tres estatuillas más incluida la mejor actriz en musical, Kelli OHara, en su primer premio tras cinco infructuosas nominaciones.

Y así quedó sentenciada una edición de los Tony que, por un lado, el de la moda, se abrió más al gran público. Y por otro, el de la gala, apostó por un tono, un humor y unos presentadores de consumo interno.

En la alfombra roja (ver fotos de la alfombra roja en la sección Show), efectivamente, los organizadores habían contado con el asesoramiento de Anna Wintour, editora de Vogue Estados Unidos, para dar brillo a un glamour siempre menor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados