Una cincuentena de obras para niños: para diversas edades, precios y géneros

Títeres, magia, fábulas y algo más

De manera similar a lo que viene ocurriendo en la literatura para chicos, en el teatro infantil se vienen dando dos fenómenos complementarios. Por un lado, las obras se han diversificado, dividiéndose un poco según las edades de los chicos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Anina" reúne actores y bailarines bajo la dirección de Fernando Amaral.

Como en los libros infantiles y juveniles, ahora hay obras para niños bien chicos, otras para niños más grandes y algunas para casi adolescentes.

De las muchas obras que están dando en el Solís, hay cuatro, basadas en cuentos de Susana Olaondo, recomendadas para niños de 2 a 8 años. Las lleva adelante el grupo LArcaza Teatro, que esta temporada festeja sus 20 años de vida en la Sala Delmira Agustini, haciendo los espectáculos Una Pindó, Por un color, Olegario y Julieta ¿qué plantaste?.

También los niños chicos se entienden muy bien con los espectáculos que ellos ya conocen a través de los cuentos, porque les resulta más fácil seguir en argumento. En ese sentido, los clásicos son siempre una garantía, y este año hay muchos en cartel: Hansel y Gretel (en la Alianza americana), El mago de Oz (en Arteatro) o La bella y la bestia (en la Asociación Cristiana de Jóvenes) son tres opciones posibles.

Para chicos algo más grandes conviene quizá algún espectáculo musical, o directamente una banda para niños. Y también los espectáculo que magia o ilusionismo, que pueden venir bien a los que tienen hijos o sobrinos de edades muy distanciadas: Undermagia, en el Movie, por ejemplo, puede ser un espectáculo atrapante para chicos de todas la edades y hasta para los adultos.

Y los títeres son casi siempre una fija, más cuando son manipulados por manos con experiencia. Hay por lo menos tres montajes recomendables. Además de Kolia, en el escenario mayor del Teatro Solís, Tropo ofrece una obra sencilla en su producción, pero llena de ingenio en cuanto a la puesta. La lleva adelante la compañía Coriolis en el Teatro Circular, todos los días a las 16 horas, y mereció el Premio Florencio Mejor Espectáculo de Títeres 2014.

Otra obra de animación para todas las edades (y que los adultos puede también disfrutar mucho) es Las cuatro estaciones, que se hace todos los días (menos los lunes) a las 15.30 horas en el Auditorio Nelly Goitiño, en Av. 18 de Julio 930. El espectáculo tiene un formato original: mientras se ejecuta la conocida partitura de Vivaldi que da nombre a la obra, cuatro historias de amor son llevadas a escena por muñecos y objetos. Los jueves y viernes da doble función, a las 15.30 horas y a las 19 horas. Muy recomendable.

Otra opción de interés puede ser Anina, el musical, que va todos los días en la Sala China Zorrilla, de la Alianza Uruguay—Estados Unidos. Adaptada a partir del libro Anina Yatay Salas, de Sergio López Suárez, que también dio vida a una buena película de animación), ahora llega a escena con un equipo de artistas sólido, que incluye a Jimena Márquez (de Los músicos de Bremen) en la adaptación del libro, la dirección de Fernando Amaral y la dirección de arte y vestuario de Paula Villalba.

En general una entrada de teatro para niños anda entre los $ 250 y $ 300, y los amantes de los grandes espectáculos internacionales pueden optar por el Tihany, en el Velódromo, que cuesta entre $ 200 y $ 1300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados