Mañana se estrena “Una mujer larga” en la Sala Hugo Balzo

Títeres de gran porte para adultos

Una muñeca de cinco metros de alto será la protagonista, acompañada de un par de maniquíes, que de algún modo están muertos. Un señor con muchos ojos y un espejo con vida propia son otros de los personajes de Una mujer larga, una obra de títeres a gran escala y para adultos, que a partir de mañana se puede ver en la Sala Balzo, del Auditorio Nacional Adela Reta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El texto de Raquel Diana fue premiado por el MEC.

Estos muñecos fueron hechos por el artista plástico Marcelo Patiño, también a cargo de la escenografía, y en su construcción se utilizó polifón, látex y gasa, que busca dotarlos de textura. El tamaño de estas criaturas escénicas obliga a manipularlas desde un andamio, mientras que la estética buscó no ser muy figurativa: la larga mujer tiene algo de Modigliani (incluyendo tres cambios de cabellera, una de ellas muy cinematográfica), y los maniquíes procuran ser algo tétricos. Un sexteto de manipuladores dan vida a estos objetos, que luces y música ayudan a hacer más reales.

"Esta es la historia de una mujer larga, y sus ganas de ser ella misma, y las cosas que le suceden, lo que la disturba, y los muertos, que están presentes. Todo pensando más bien en un teatro poético, que dispare algunas imágenes, y con un final complicado, quizá no el más feliz de los finales posibles", explicó a El País Raquel Diana, autora del texto.

Esta obra nació de una convocatoria, el Primer Concurso Nacional de Textos para Obras de Teatro de Títeres destinado a público adulto, que realizó el Ministerio de Educación y Cultura junto al Museo del Títere, del que resultó ganador.

"A partir de ese concurso, y teniendo en cuenta que este año se cumplen 100 años del nacimiento de Tadeusz Kantor, pensé en trabajar un poco en la dirección de ese artista, que tanto incidió en los tiempos de mi formación, y en mi trabajo con Luis Cerminara. Como en La clase muerta, donde aparecen algunos maniquíes y algunos seres muertos. El tema de la muerte en el teatro es bien interesante y provocador: el muñeco es también un ser muerto. Y esa dialéctica entre lo muerto y lo vivo está presente en escena y además es una metáfora estupenda sobre lo que nos pasa. Siempre digo que en la vida lo que importa no es la muerte, sino las muertes. La presencia de las muertes en cada día de nuestras vidas en general no la sabemos resolver. Porque la muerte sucede y punto. De todos modos, no es un espectáculo con la estética de Kantor: él fue una inspiración", afirma Diana.

Una mujer larga cuenta con dirección de Tamara Couto, y vestuario de Mariana Ferreiro y Leandro Garzina. La iluminación es de Lucía Acuña, y el espacio sonoro de Berta Kovalsky. Va viernes y sábados a las 22 horas, y domingos a las 20:30 horas, hasta el 26 de abril. Las entradas valen $ 300 y se venden en la sala (Andes y Mercedes) y en TickAntel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados