balance

La temida crisis hizo vender menos entradas

Gerardo Grieco, director del Auditorio, hizo balance del año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gerardo Grieco presentó un balance del Auditorio Nacional Adela Reta.

En el año que está por terminar el Auditorio Nacional Adela Reta dio 445 funciones, sumando más de 284.000 espectadores. Lo que más convocó fue el Ballet Nacional Sodre, que vendió más de 68 mil localidades, seguido por los espectáculos de música de corte más popular. Los ingresos brutos de la sala fueron de más de 68 millones de pesos, mientras que por patrocinio se consiguieron más de 14 millones de pesos.

Estas son algunas cifras que hizo públicas el Sodre en su balance anual, que fue presentado ayer por Gerardo Grieco, director del Auditorio. Si bien el Auditorio convocó más espectadores que en los años anteriores, Grieco hizo referencia a "un año difícil". "Hubo tres, cuatro meses, en donde aparecía como una especie de susto de crisis económica, en donde la retracción de venta de entradas se notó fuertemente. Todo cambio de gobierno, el pasar la posta, genera dificultades."

Sobre qué tiene ahora por delante, Grieco señaló que "hay desafíos muy grandes en cuanto a nuestro modelo de gestión, a solucionar problemas estructurales del sistema de orquestas, y a mejorar algunos diseños institucionales y organizacionales que permitan consolidar esta realidad".

El gestor cultural señaló el viejo problema de que las orquestas municipales y del Sodre comparten sus músicos, y "eso, con este nivel de exigencia que tenemos acá, colapsa el sistema: no tienen la culpa los músicos, pero tenemos que encontrar una solución para que se separen las orquestas". "Si hay una parte que no despega, no podemos volar todos juntos", agregó.

El éxito de público del ballet Romeo y Julieta es un ejemplo, según el director del Auditorio, sobre que no necesariamente los espectáculos extranjeros son los que más convocan. "No es que vendan más los internacionales que los nacionales", puntualiza.

Sobre la gran cantidad de espectáculos de música de tipo más popular que hubo este año en la sala, Grieco indicó que hay que verlo como algo natural. "Son épocas: hace 10 años la ópera estaba mucho más de moda, entre comillas, y hoy es como una cosa más, mueve menos público. Y eso es normal. En las artes escénicas, los gustos y costumbres sociales se mueven", explicó.

"Es vital para nosotros que este no sea un teatro elitista, que no se vuelva una acción dirigida a un núcleo chiquito de expertos o melómanos, sino que sea una organización que está al servicio de la comunidad", remarcó, haciendo hincapié en todo el trabajo que desde el edificio de Andes y Mercedes se ha hecho para conquistar nuevos públicos y convocar a los espectadores menos habituados a asistir.

En ese sentido, se señaló que se sumó público de las escuelas rurales, así como acuerdos con los ministerios de Defensa e Interior, que permitieron que policías y militares, con sus familias, asistan al Auditorio. También se remarcó el apoyo que una treintena de empresas privadas brinda a la sala.

El jerarca comunicó que el Auditorio cerrará al público los primeros días del año, que serán dedicados a mantenimiento, para reabrir el 15 de enero. Entre los próximos pasos, la sala también hará una nueva inversión en tecnología. "Ahora en el verano, está en proceso la compra de luces. Estas infraestructuras son enormes y el desarrollo tecnológico siempre es vertiginoso. Es una carrera que hay que correr continuamente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados