Entrevista a Natalia Menéndez

“El teatro uruguayo tiene mucho para decir en España”

La prestigiosa directora teatral española se prepara para dirigir a la Comedia Nacional en Tartufo

Natalia Menéndez
Natalia Menéndez. Foto: Ariel Colmegna

Su nombre todavía no está sonando mucho en el panorama cultural uruguayo, pero muchos uruguayos se preguntarán por ella cuando la Comedia Nacional estrene Tartufo. Es que esta gran directora teatral española ha sido convocada por el elenco oficial para llevar adelante el título con el que la compañía celebrará el 2 de octubre un nuevo aniversario. Artista de extensa trayectoria, muy vinculada a la Comédie-Française, Natalia Menéndez conversó con El País sobre sus planes de este lado del Atlántico.

-¿Cómo va a ser este Tartufo que preparás con la Comedia Nacional?

-En realidad llevo como 15 años pensando en esta versión de Tartufo. Lo último que yo realicé como actriz fue Don Juan de Molière, y siempre que trabajé en esa trilogía (El misántropo, el Don Juan y Tartufo), estos dos últimos títulos se me unían mucho, porque al final del Don Juan, él dice que va a comportarse como un hipócrita, que va a utilizar la impostura, puesto que es un vicio que está de moda. Y me interesa mucho eso que El Tartufo sea como Don Juan. Creo que este Tartufo va a ser aun más libre, aun más peligroso: es un personaje que solo le importa su vida, y el disfrute. Abusar, siendo muy libre.

-En ese aspecto es una obra que habla mucho al presente.

-Vivimos en una sociedad en la que vamos cayendo esa globalización que tiene algunos componentes que no son nada agradables. Esa especie de todos iguales, como una amalgama, en la que en cuanto encontramos alguien que dice algo pensamos que es verdad. Y ahora, con las redes sociales, más. Todos nos dejamos atrapar por pequeñas ideas. Y también me interesa mucho del Tartufo la idea de la mujer, y su sentido de la libertad. Pero será una puesta que no sea pretendidamente moderna, ni tampoco museística. La fecha de estreno será el 29 de setiembre.

-¿Cómo es ese trabajo que estás haciendo sobre el texto? ¿Hay un recorte?

-Molière tiene como una capa que se hace pesada, muy descriptiva, porque tiene que ver con la época. Porque la manera de hacer teatro antes era más larga, había que repetir mucho, porque el público igual estaba distraído. Toda esa pátina hay que aligerarla, así como las palabras en desuso. Para eso he cotejado distintas versiones en francés. Mis abuelos tenían una gran biblioteca, y mi tío, Jean-Pierre Michaël, era director de teatro en Francia, y fue director de la Comédie Française: fue alguien que me guio mucho. Y he estudiado distintas versiones, en francés, español y portugués, para poder tener como un mapa del texto.

-¿Qué te pareció el escenario del Solís?

-Bueno, de los teatros más importantes que he visto en el mundo. Impone respeto: es como entrar en un gran templo, que arrastra toda una historia. De relación con España, pero también toda la relación de Uruguay con Francia. Yo trabajé de joven, como ayudante en la Comédie Française, hacia 1989, y hay algo de la Comedia Nacional que me recuerda a aquello. En aquel entonces yo trabajé con Jacques Lassalle, en El programa de televisión, de Michel Vinaver, y me encantaba recorrer los camerinos, y ver todo el baile de los montajes y desmontajes. Ahí aprendí mucho, sobre todo el respeto, eso de estar en un sitio que merece un estar, y un estado.

-¿Vas a respetar el verso de la obra?

-No, no. Lo voy a pasar a prosa. No me parece que el verso de Molière sea lo más interesante de su obra. Un autor francés interesante en su verso es Jean Racine: ese sí no me atrevería a traducirlo a prosa porque pierde muchísimo. Creo que Molière se fija más en lo que quiere decir, en el mensaje, en el juego cómico. Y Racine más en la belleza. Pero por otro lado, por algo Brecht se fijó en Molière, quien utilizó una distancia que a mí me interesa mucho. Distancia en el trato de la segunda persona, y en una manera de hablar como de una clase social más alta, pero en realidad lo que hace es alejarse un poco. Sacarte de lo cotidiano.

-Tú llevaste a escena Tebas land, de Sergio Blanco, en el Teatro Pavón Kamikaze, de Madrid.

-Sí, cuando la leí sentí que la tenía que llevar a escena. Es una obra que habla del proceso de escritura, y de matar al padre, en el sentido figurativo. Y habla sobre todo del encuentro de dos personas completamente desconocidas, que tienen una relación especial. Me interesan mucho las relaciones especiales. El teatro uruguayo está llegando más a España, como Gabriel Calderón, que ahora está haciendo una obra en Barcelona. También Marianella Morena. Cada uno con una personalidad diferente. Creo que es muy interesante que el teatro uruguayo se vea en España, porque tiene mucho que decir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)