TEATRO

Cuando el teatro uruguayo alcanza una expresión propia

No es un tipo de espectáculo teatral para todo el mundo, pero al que le guste, lo va a adorar. El nuevo montaje de Marianella Morena, que se puede ver en El Galpón, presenta los elementos experimentales que la autora y directora viene trabajando, depurados y concentrados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trentini, Urrutia, Pérez y Muyala se lucen en Rabiosa Melancolía. Foto: G. Techera

El espectador se encontrará ante una modalidad escénica poco común. El ritmo guía la acción escénica. Los actores intercalan el canto y el habla, y juegos vocales que se amalgaman con la temática, dura, escabrosa, perversa. Los actores se arrebatan y se detienen. De golpe expresan lo más hondo que sienten, sin la menor inhibición.

Autora y directora, Morena sabe elegir un tema que rinda al ser llevado a su modalidad de expresión escénica. En este caso, una profesora de canto (Malena Muyala), es la sombra en la que viven sus tres hijos. La mujer ha fallecido, pero en su casa (cada vez más pequeña), los tres hermanos procuran sobrellevar una convivencia difícil, mientras cada uno recuerda o revive a su madre a su modo, desde su personalidad, desde su vínculo.

La situación (que por desgracia no crece demasiado argumentalmente), se despliega en escena de un modo fascinante. Los implicados van desarrollando sus patologías, en un rico juego físico, que a veces toma forma coreográfica, o de expresión corporal. Desde ahí, los sonidos y las acciones son trabajadas desde un sentido rítmico, que encaja con el argumento, puesto que la figura central es una profesora de canto, su música, sus lecciones, su metodología rigurosa, y hasta los propios elementos de la notación musical.

Morena sabe encontrar los puntos de contacto entre la trama y la escenificación. Como en su montaje No daré hijos, daré versos, que cruzaba la profesión de rematador del marido de Delmira Agustini, con una escena en la que el remate era el centro de la dinámica escénica. Otro recurso de esta gran creadora del escenario es la repetición de frases, que los personajes van instalando a veces a media voz, remarcando el carácter sombrío. También el uso de las pausas, de los silencios, hace su aporte. En todos esos aspectos, sus espectáculos se arman fuertemente desde la dirección.

En el escenario no faltan aspectos simbólicos, vinculados a esos restos de familia cargada de traumas. Los actores trabajan en un espacio pequeño, oprimido, que refleja ese agobio, esa claustrofobia, que tantas veces acompaña a los desequilibrios emocionales. Los muebles apenas caben en la habitación. Los actores tienen que andar sobre los sillones. La vajilla (que es utilizada también para producir sonidos) se amontona subrayando el sentido de inestabilidad. Para lidiar con la difícil sala Atahualpa, la directora concentró todos los elementos a utilizar en el centro del escenario, dejando de lado todo el problema que significa un espacio escénico de esas características.

En ese marco comprimido, los actores expresan la rabia, la furia, la ira, con todas sus fuerzas. Cada uno desde sus herramientas expresivas. Lucía Trentini y Mané Pérez vuelven a exhibir gran capacidad para mostrar aspectos viscerales. Agustín Urrutia responde muy bien a lo que pauta la directora, así como Malena Muyala, que transita registros actorales y vocales con soltura. La directora, además, trabaja mucho con los cuerpos de los actores, sus formas, sus desnudeces.

Como puede ocurrir en los espectáculos de fuerte experimentación escénica, el argumento no da grandes sorpresas. Pero aun así, Rabiosa melancolía es un manjar para los amantes del riesgo escénico.

RABIOSA MELANCOLÍA [*****]

Texto y dirección: Marianella Morena. Elenco: Malena Muyala, Mané Pérez, Lucía Trentini y Agustín Urrutia. Dirección musical: Malena Muyala. Iluminación: Ivana Domínguez. Escenografía: Gabriela Fagúndez. Vestuario: Magdalena Charlo. Teatro: Sala Atahualpa, de El Galpón. Funciones: hoy y mañana a las 21.00, y el domingo a las 20.00. (Últimas tres funciones)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º