MARIANELLA MORENA

Teatro con pasaporte para ir por América y el mundo

La autora y directora estrena su nueva obra en el Festival Santiago a Mil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marianella Morena. Foto: archivo El País

Este lunes que viene Marianella Morena estrena Rabiosa melancolía, su último trabajo escénico. Y lo hace en Chile, en el Festival Santiago a Mil. La obra cuenta con la cantante Malena Muyala en el elenco, acompañada por con Lucía Trentini, Mané Pérez y Agustín Urrutia. Dará tres funciones hasta el miércoles 18, y en marzo el espectáculo llegará al Teatro El Galpón, para luego dar una gira por barrios montevideanos.

Con dirección y dramaturgia de Morena, esta nueva aventura teatral trata sobre tres hermanos adultos, que esperan que vuelva su madre fallecida. Para lograrlo, deciden detener el tiempo y mantener vivas las cuatro comidas diarias, como rituales de convivencia. La forma en que cada uno reproduce el recuerdo del desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena, busca ir revelando su verdad personal. Mientras tanto, los protagonistas hablan sobre la construcción del lenguaje, y más allá de eso, del presente como categoría conceptual.

Morena es una escritora de textos teatrales que ella misma completa en escena desde la dirección. Fiel a su estilo, en Rabiosa melancolía hurga en los vínculos familiares y afectivos, y a la vez en los mecanismos del lenguaje, del escenario, y de la teatralidad. En este nuevo montaje, la palabra y el silencio son asuntos clave del planteo, que busca ubicar al espectador en un clima de extrañamiento naturalizado, sin edad, tiempo ni lugar.

En el teatro de Morena la palabra dicha es uno de los muchos elementos en juego. En el título que el próximo lunes tendrá su estreno mundial, los actores, también cantantes, formulan un diálogo entre la palabra hablada y cantada. "Rabiosa melancolía tiene varios relatos a la vez. Tiene un cuentito general, que todos pueden ver o leer, con canciones. Y tiene otros que hablan del derecho a ser uno, y lo que cada uno hace para sobrevivir con su yo a cuestas. También del derecho a ser artista, y lo que los otros ven o exigen de nosotros: un lugar para ser feliz y rabiosamente melancólico, con el derecho a no ser otro, ni otra, a pesar de las ficciones. La obra habla de la familia y las herencias, y el esfuerzo diario por ser uno (y no lo que se debe ser), con la tristeza y la alegría en el mismo lugar, desde la canción, el erotismo y los vínculos viciados de los que se quieren y dejan de querer", contó a El País Morena, cuya compañía, La Morena, representa a Uruguay en este festival chileno que está entre los mayores de América Latina.

"El espectáculo busca tener una densidad donde no se sabe si están vivos, muertos, o si lo presentado es un sueño de alguno de ellos: esas múltiples realidades que todos vivimos, pero que pocos se animan a aceptar. Porque ni en la vida, ni en la escena, existe el relato lineal", agrega la reconocida artista uruguaya, que ya había presentado en el festival chileno Las Julietas, en 2011.

"Mis vacaciones demorarán en llegar: pero no me interesa descansar, ya tendré tiempo cuando se terminen las ideas", comenta la dramaturga con humor. Y efectivamente, para este 2017 Morena tiene agendados varios proyectos teatrales que le demandarán tiempo y creatividad. A fines del este año va a dirigir a España una adaptación propia sobre un autor clásico de las letras españolas, José Zorrilla (1817-1893), en celebración del bicentenario de su nacimiento.

"Fui convocada por el director del Calderón, uno de los teatros públicos españoles más importantes, quien me dijo que querían una artista como yo interviniendo un Zorrilla. Armé una idea desde dónde, cómo, cuál sería el diálogo con el hoy y se la envié. En noviembre nos reunimos en Valladolid, conocí el teatro, y realicé un desarrollo del espectáculo, donde lo musical es relevante, y estará a cargo de Malena Muyala", relata la audaz directora.

El proyecto es enorme, e involucra varios teatros públicos, y presentaciones en distintos teatros a lo largo de 2018. "Cuento con un asesor académico especializado en Zorrilla. Esto es algo inusual para nosotros: abre una perspectiva laboral que habilita (no solamente desde lo personal), al Uruguay como mercado de artistas escénicos. Es bueno para el país, es bueno para creadores, es bueno para todos. Repercute en todos: me va bien a mí, le va bien al Uruguay. Eso es así", asegura la artista.

Si bien la carrera de Morena se remonta a mediados de los años 90, quizá fue a partir de 2005 que su nombre empezó a cobrar mayor difusión, a partir de su montaje Don Juan, o el lugar del beso, proyecto con el que conquistó el Premio Moliere. Aquel montaje, valioso estéticamente, tenía una gravedad que luego muchas de sus puestas en escena posteriores fueron aligerando hasta desaparecer en muchos casos. En ese sentido, los últimos trabajos de Morena tienen cierto aire lúdico (desde la dirección) que les infieren un sello inconfundible.

La directora y escritora (que ha presentado con éxito sus trabajos en España y Argentina, entre otros países), sobresale por el modo en que fragmenta los elementos tradicionales de la escena, con una fuerte presencia del análisis del lenguaje desde el propio escenario. El resultado es un teatro novedoso, en su forma y en su contenido. Un dato más: para agosto planifica estrenar un monólogo inspirado en Carlota Ferreira, la famosa mujer de Juan Manuel Blanes, interpretado por Mané Pérez.

APUESTA A URUGUAY COMO MARCA TEATRAL

El Festival Santiago a Mil será el marco del estreno de Rabiosa melancolía, de Morena, hecho que es importante para Uruguay, porque sólo hay dos estrenos internacionales en el festival, siendo el resto de la programación espectáculos ya estrenados. A su vez, a Santiago Off está invitada la obra Los heridos, de Valeria Fontán, dramaturga y directora que ganó en 2016 el Florencio Revelación.

“El teatro uruguayo está viviendo un momento único, tanto de textos dramáticos, puestas y artistas para trabajar fuera del país. Se empieza a mirar con interés lo que sucede acá, los lenguajes innovadores, y la originalidad de los creadores. Uruguay como marca teatral”.

Tres hitos en la carrera de una gran escritora y directora


Irreverente - LOS ÚLTIMOS SÁNCHEZ

Con este puesta, protagonizada por Alberto Restuccia, Morena tomó la figura de Florencio Sánchez y la mezcló con cumbia y otros contextos. El resultado fue un montaje brillante, irreverente en el mejor sentido.

Audaz- NO DARÉ HIJOS, DARÉ VERSOS

Quizá el mejor trabajo de Morena. La figura de Delmira Agustini como tema para un viaje por la sorpresa y el cambio de lenguajes escénicos. Un ejemplo de lo mejor que ha ofrecido el teatro uruguayo en los últimos tiempos.

Emotiva - BARRANCA ABAJO

La mayor obra de Florencio Sánchez rehecha por Morena, y llevada a escena por la Comedia Nacional el año pasado. Un logro de reunir la tradición escénica y su capacidad emotiva con nuevas formas de lenguaje teatral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)