ESPECTÁCULO

Un teatro laboratorio que cambia los rostros

Esta noche sube a escena en la Alianza americana “El feo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fernando Amaral protagoniza "El feo" . Foto: Difusión

Una reflexión escénica sobre el rostro y las apariencias. Hoy, a las 21.00, en la Alianza americana se estrena El feo, un texto de Marius von Mayenburg llevado a escena por Alberto Zimberg, y protagonizado por Fernando Amaral. La ficción ubica a los espectadores ante un ingeniero, que hace un descubrimiento en una empresa, pero que al momento de lanzarlo, eligen al asistente para la presentación.

No tarda en enterarse: no fue elegido porque hay un problemita con su cara, más concretamente, "su cara no vende". Ahí estalla el detonante de este personaje, cuya vida empieza a salirse de los parámetros de normalidad. La esposa le confirma el problema, y se baraja la idea de una operación, de cambiarse la cara. "Obviamente el autor se va al límite, para hablar de la búsqueda de la belleza, el tema de la imagen, la pérdida de la identidad", indica Zimberg, un director que suele elegir cuidadosamente los textos que lleva a escena, y que busca siempre códigos personales desde el escenario.

Desde la forma, El feo tiene sus peculiaridades. No está dividida ni en escenas ni en actos. "En ese sentido tiene cierta complejidad a la hora de plantearla en el escenario. Y también es compleja para los actores, que deben realizar más de un personaje. Salvo el protagónico, todo los demás actores hacen más de un personaje, y eso habla de la réplica, de repetirse en distintos personajes. Todos somos más de un personaje. Porque está todo el tema de los espejos: la obra es como una gran maraña. El tema de la imagen termina siendo un problema", afirma Zimberg.

La obra se puede considerar una comedia negra volcada al absurdo, puesto que no es nada realista. "El espacio es casi de laboratorio quirúrgico, con pocos elementos escénicos, pero enmarcados en una estética muy fuerte. Nada es moderno hoy en día. Es una estética retro en algunos sentidos, pero con elementos posmoderno, digamos", evalúa el director, quien trabajó la escenografía con Claudia Schiaffino y Beatriz Martínez, y el vestuario con Victoria Zabaleta e Isabel Pintos, siendo la música original de Federico Deutsch. El elenco lo completan Horacio Camandulle, Mariela Maggioli y Emanuel Sobré.

Von Mayenburg (Munich, 1972) es un dramaturgo no muy representado por estas tierras, cuyo éxito Cara de fuego, fue puesto en 2002 por Alfredo Goldstein, en un montaje que dejó un buen recuerdo. "Cómo se plantea la obra, nos hace ver no solamente el cuento, sino otras cosas que están por debajo del texto", indica Zimberg.

El feo se estrena hoy y queda en escena jueves y viernes a las 21.00 en la Alianza Uruguay—Estados Unidos. Entradas en Abitab, a $ 390.

Una mirada al medio teatral.

Alberto Zimberg ha tenido varios éxitos, de público y estéticos, en la escena montevideana. Consulado sobre cómo ve la cartelera de teatro hoy, afirma: "En lo personal me cuesta ir al teatro, quizá porque ya uno tiene una mirada más crítica. Faltan propuestas que revolucionen un poco. Creo que también se va un poco más hacia lo seguro, porque hay ahí un tema económico, para que el público vaya. Otros años uno tenía que elegir, porque había muchas propuestas. Ahora no me pasa tanto eso. Cada tanto hay chispazos, de cosas que surgen. Pero bueno, no la veo muy bien".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados