NUEVA OBRA

Teatro Circular se enamoró de Rinke

Paola Venditto dirige un texto del elogiado autor alemán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Conflictos: More al frente de "Amamos y no sabemos nada". Foto: Difusión

Dos parejas se encuentran para realizar un intercambio de apartamentos. Pero no tardarán en aflorar las crisis y los problemas. Desde allí parte Amamos y no sabemos nada, una obra teatral que sobre texto de Moritz Rinke dirige Paola Venditto, actriz de larga carrera que por primera vez incursiona en la dirección escénica. Va en el Teatro Circular (Rondeau 1388), donde la obra dará hoy jueves 20 a las 21:00 su primera función, para luego quedar en cartel los sábados a las 21:00 y los domingos a las 19:00.

El cuarteto de personajes va sacando a la luz una serie de problemas que si bien ya estaban latentes, estallan y escalan a una lucha verbal, desarrollada duramente, aunque sin perder de vista los aspectos humanos. La anécdota es sencilla: dos parejas intercambian apartamentos, dado que unos necesitan radicarse donde los otros viven, y viceversa. El encuentro los agarra en etapas de la vida muy distintas, aunque no tienen tanta diferencia de edad, pero lo que les pasa en sus relaciones es muy distinto y empiezan los conflictos.

A esa aventura escénica se lanza el elenco, integrado por Moré, Carla Grabino, Gustavo Bianchi y Leticia Cacciatori, en un marco escenográfico diseñado por Hugo Millán, también a cargo del vestuario. Complementan el marco visual las luces de Rosina Daguerre, y la ambientación sonora a cargo de Fernando Ulivi.

Dado que lo que se pone en juego en la obra, en forma muy visceral, son las opiniones y actitudes de los personajes en un entorno sacudido por la inversión de valores y principios, el espectáculo es claramente de los denominados de actores, ya que prescindiendo de cualquier efecto visual o plástico, los intérpretes tienen sobre sus espaldas el mayor peso de la labor escénica.

Escritor y periodista, Moritz Rinke nació en Worpswede (Alemania) en 1967, y estudió ciencias aplicadas del teatro, mientras escribía columnas y hacía reportajes para la prensa. De esa mezcla surgió su ficción (en teatro y en narrativa), de la que se ha dicho que reúne un sentido germano de sus personajes, con una pasión más próxima a lo latino. La calidad de su obra lo hizo acreedor a varios premios, entre ellos haber sido nominado para el prestigioso premio de teatro Mülheimer, uno de los mayores galardones de la escena alemana.

El nombre de Rinke cobró mayor dimensión fuera de Alemania a través del cine y la novela. En cine, fue coautor del libreto de Septiembre, estrenada en Cannes en 2003 (en la cual también debutó como actor), formando parte de aquella película que ahondó en la tragedia del 11 de septiembre de 2001. Menos de una década más tarde, en 2010, publicó su primera novela El hombre que cayó a través del siglo, historia con ribetes detectivescos que se convirtió en best seller.

El tema del amor es uno de los asuntos que el autor alemán trata con frecuencia y singularidad. En el caso del título que ahora llega al Circular, se plantea una trama en la que los personajes, a pesar de todo lo duro que les sucede en escena, se aman. Se aman, pero no logran entender al otro. "Habrá momentos en que el espectador quizá se identifique. Espero que sea una espectáculo del que no salgas convencido del todo, y apoyes a un personaje o a otro, y que discutas", dice Venditto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados