TEATRO

El teatro de Brecht en un mundo globalizado

El jueves, Teatro Circular estrena La ópera de dos centavos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Alejandro Perischetti

Un clásico regresa a probar cuánto tiene para ofrecerle al espectador de hoy. La ópera de dos centavos, de Bertolt Brecht, se estrenará este jueves en Teatro Circular, bajo dirección de Fernando Toja. Dará funciones hasta el 10 de marzo, los jueves y viernes a las 21.00. Entradas en la sala (Rondeau 1388), a 300 pesos.

"Va en la Sala Uno, donde eliminamos la primera fila, dado el numeroso elenco, entre actores y cantantes. Es un espacio muy esencial, no hay escenografía corpórea: está fuertemente apostado a los medios expresivos de los intérpretes. Y hay una estética expresionista, marcada ya desde el maquillaje y el vestuario. Esta es una sala que yo conozco bien, porque trabajé 20 años ahí, y esto fue una especie de reencuentro", comentó Toja a El País, remarcando las posibilidades expresivas a nivel corporal y vocal que permite este espectáculo a los intérpretes.

"La obra tiene una teatralidad implícita, es a la vez entretenida y dinámica, en paralelo con su contenido, en el que Brecht plantea una síntesis sobre cómo funciona el sistema capitalista, desde ese juego popular, con la presencia de la mafia", agrega el director sobre el montaje, que se presentará con música grabada. Las notables melodías de Kurt Weill, que tan bien describen el ambiente de entreguerras, fueron trabajadas para esta versión por Fernando Ulivi, que cuenta con algunos elementos de percusión en vivo. Los enlaces entre las escenas suman otras melodías cabareteras, de otros autores.

"Creo que hubo un momento, hace unos años, que el teatro de Brecht estuvo algo alejado de los escenarios de acá. Ahora volvió a tener más presencia, incluso la Comedia Nacional va a hacer Galileo Galilei este año. Y en las escuelas de teatro se lo frecuenta mucho, porque permite muchos personajes, investigar en el estilo de actuación, y en la parte vocal. Le permite al estudiante no caer tanto en el teatro sicológico, en el que se cae tanto. Brecht es acción pura, juego", indica Toja.

Obra más bien temprana en la carrera de Brecht, La ópera de los dos centavos fue una adaptación muy enriquecida de una ópera de baladas del siglo XVIII inglés, La ópera del mendigo, de John Gay. Crítica marxista del mundo capitalista, y su éxito fue tanto que en 1933, cuando Hitler llega al poder, ya se había traducido a 18 idiomas e interpretado más de 10.000 veces en los escenarios europeos.

A Uruguay llegó bastante tempranamente (en relación con América Latina), cuando la hizo El Galpón en 1957, bajo dirección de Atahualpa del Cioppo, en el viejo Teatro Odeón, hoy un baldío. Entre las versiones posteriores, tuvo interés aquella que la Comedia Nacional hizo en el Teatro Victoria en 1998, con dirección de Jorge Curi.

"Brecht es un autor que se puede revisar cada tanto, más allá de las lecturas que hay que darle con este mundo tan globalizado y fragmentado en el que vivimos ahora. Creo que hay textos de Brecht que aún se mantienen. Yo, dentro de la obra de Brecht, lo que rescato más, lo que me gusta más, es el poeta. No tanto su plano ideológico, muy presente en su obra, y hay cosas en ese aspecto que son valiosas. Pero su aspecto humanista, y esa distorsión que imprime sobre la realidad, me atrae mucho como director. La ópera de dos centavos es una obra juvenil, que se sigue haciendo en todo el mundo", redondea Toja.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados