DANZA

El sueño del creador: flotar sobre la escena

Si el sueño del hombre desde siempre ha sido volar, el del artista del escenario ha sido flotar sobre las tablas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Levitar. El espectáculo exhibe la belleza de los cuerpos desde un lugar que supera los cotidiano. Foto: Difusión.

Y mil veces, a través de trucos de tramoya y arneses, de un modo u otro se ha conseguido lograr ese efecto. Lo que ofrece Emiliano Pellisari con No Gravity, que hoy da su última función en el Auditorio Nacional Adela Reta, es un paso más en ese sueño: conseguir que los artistas superen la fuerza de la gravedad, sin que el espectador lo note demasiado.

Claro que para lograrlo tiene que apelar a varias condiciones, aunque el espectador siempre se termina preguntando cómo lo hace, cómo lo consiguió. Una de las condiciones es que el espectáculo ocurre sobre el foro del escenario, lejos del proscenio. Allí, la compañía visitante montó como un segundo escenario, que ofrece un efecto de veladura, que por otra parte dota al resultado de un aire de ensueño que contribuye con lo que la obra busca comunicar.

A partir de ese efecto fantástico, y durante una hora y media, se van desplegando escenas que juegan con los cuerpos de dos modos simultáneos. Pellisari exhibe la belleza del cuerpo humano, a través de bailarines de hermosa complexión física. Y también crea figuras con muchísimas formas de ensamble y movimiento que surgen de los seis bailarines que participan.

Más allá del interés de las acrobacias en sí, el espectáculo tiene su fuerte en el efecto caleidoscópico que se logra con el conjunto de los cuerpos en acción. Al dar el efecto de prescindir de apoyos, los bailarines pueden dibujar un amplio repertorio de formas: geométricas, simbólicas, abstractas, de todo tipo. A veces los artistas flotan como impulsados por ellos mismos, como hacen algunos peces, sin esfuerzo aparente, y el efecto es sensacional.

Con esa paleta tan rica en expresividad se va contando Del infierno al paraíso, que está inspirado en la Divina Comedia, y por lo tanto recorre escenas desde atormentadas hasta angelicales. En todo ese guión mudo, con algunos textos en off, el espectador puede que se pierda un poco, en esa larga cadena de sentidos, subrayada por una banda sonora también muy variada, que va desde lo más clásico hasta formas más experimentales.

Pellisari indaga con esta técnica en ese mundo fantasioso que Dante ideó, y en ese aspecto hay una coherencia enorme entre el efecto de levitar y esa vida después de la muerte que describe el poeta italiano. Una experiencia única que los amantes del género tienen que ver.

No Gravity [****]

Título: No Gravity. Del infierno al paraíso. Creación: Emiliano Pellisari. Coreografía, vestuario y utilería: Pellisari y Mariana Porceddu. Sala: Auditorio Nacional Adela Reta. Función: Hoy última función a las 20:30. Tickantel, desde $ 350 a $ 2300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)