TEATRO

Un Shakespeare aporteñado y comprimido

Desde hoy llega al Teatro Solís “Romeo y Julieta de bolsillo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Emiliano Dionisi, un actor dúcil. Foto: Difusión

Dos catedráticos brindan una clase magistral sobre William Shakespeare, o al menos lo intentan. Van comunicando a la platea detalles sobre su vida y obra, tema que están discusión. Pero el detallismo llega a límites absurdos: ¿cuántas comas utilizó el bardo inglés en sus obras?, ¿cuántas veces se mencionan las orejas? Desde allí parte el espectáculo argentino Romeo y Julieta de bolsillo, que desde hoy y por dos funciones, llega a la sala principal del Teatro Solís. Se verá esta noche y mañana a las 20.00, y las localidades están en Tickantel, y valen $ 450 y $ 280.

En escena estarán Marina Caracciolo y Emiliano Dionisi, este último también a cargo de la dirección y la adaptación. La dinámica de analizar las obras de Shakespeare hasta el último detalle los llevará hasta la locura, procurando representar Romeo y Julieta toda completa, con todos sus personajes, en lo que dura una clase.

Para eso no escatimarán recursos. Tomando lo que encuentran a mano a modo de utilería y vestuario, estos dos ratones de biblioteca interpretan a once personajes en un Shakespeare aporteñado, que buscará ser cercano y sobre todo divertido, sin perder sus aspectos poéticos.

"Todo va para un público familiar, asesinatos y suicidios incluidos", bromea Dionisi sobre esta obra que se adapta a públicos de todas las edades. "En Romeo y Julieta hay mucho drama, y mucho drama adolescente, mucho de eso de crecí, dudo, pero tomo las riendas de mi vida. Y cuando yo escribí esta obra, pensé básicamente en una obra que pudiesen disfrutar los actores, hacer algo que fuera delicioso para quienes la interpretaran. La idea de multiplicarse en montones de personajes me parecía un juego bestial respecto al teatro, y me gustó tanto que cuando la terminé la quise hacer yo", relata el creador del espectáculo.

Dionisi es un intérprete versátil, que desarrolla su carrera en diferentes disciplinas: el teatro, la danza, la acrobacia, la escritura y la dirección. En Argentina su nombre empezó a sonar con más frecuencia en el ambiente artístico a partir un creativo unipersonal muy apoyado en la línea del teatro físico, Perderte otra vez. En el campo de reelaborar clásicos, ha estrenado Papanatas, reversionando a Molière.

"Me gusta mucho escribir, por eso trabajo haciendo adaptaciones de textos clásicos. Siento que es como un parque de diversiones, donde uno puede reescribir y decir otro tipo de cosas, jugar más con los personajes", comenta este emergente creador argentino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados