Crítica | Danza

El sexo en una obra poco común

La Wagner [*****].Coreografía y dirección: Pablo Rotemberg. Función: Hoy a las 21.30 en Sala Verdi, Soriano 914.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Wagner

La sexualidad, y todo lo que acarrea, se ha materializado sobre los escenarios a través de mil lenguajes y temas. Y cada vez, a medida que las inhibiciones van siendo cosa del pasado, una nueva aproximación lo hace de modo más directo, con menos temores.

Un gran paso en esa dirección en el trabajo que el coreógrafo argentino Pablo Rotemberg viene realizando, y que afortunadamente está llegando a Montevideo. El año pasado se vio en la Sala Verdi La idea fija, y este año están dando en ese escenario La Wagner, que hoy dará su última función, en el marco del Fidae.

El coreógrafo posee un equilibrio fantástico entre todo lo que pone en el escenario, sin caer nunca en la vulgaridad o el mal gusto. Y eso que plantea coreografías que hablan directamente, que tratan temas como la violación, de manera brutal y directa. Pero Rotemberg sabe darle una expresión estética, que el ambiente del escenario, las luces y la música optimizan.

Con este nuevo trabajo, el artista fue más allá aun que con La idea fija, y para eso tomó la fuerte carga simbólica de Wagner y su música, para hurgar en los vínculos bestiales que las personas pueden llegar a establecer, o a imponer, en busca de la satisfacción sexual, o del poder.

Lo que se vio en estos días en el escenario de la Verdi recuerda en algunos aspectos a los trabajos de la coreógrafa uruguaya radicada en Nueva York Luciana Achugar, con quien Rotemberg comparte esa forma descarnada, y a la vez estilizada, de tratar lo sexual. Cuatro bailarinas desnudas (Josefina Gorostiza, Ayelén Clavin, Carla Di Grazia y Carla Rímola) respondieron con precisión a las ideas de Rotemberg, concretando una obra nada común de ver.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)