críticas

Sergi López y su humor de corte experimental

No es novedad que Sergi López es un gran actor, y quienes vieron algunas de sus muchas películas lo saben. El laberinto del fauno puede que sea la primera que el espectador evoque, pero la lista es larga y atraviesa múltiples géneros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El actor catalán Sergi López presentó en la Sala Zavala Muñiz. Foto: Mauro Martella

Sin embargo, no es lo mismo se un buen actor de cine que de teatro, y por eso, la expectativa era grande cuando el pasado martes el visitante catalán hizo su debut uruguayo para presentar Non solum, que dio ayer su segunda función y hoy se despide del público.

Había además, otra expectativa complementaria: en este monólogo, el artista es también coautor del texto, junto a Jorge Picó, y por lo tanto, lo que se iba a ver en escena lo iba a pintar no solo como actor de teatro sino como escritor y dramaturgista.

Los primeros pasos del actor en el escenario de la Zavala Muniz despistaron un poco. Caminó un poco, recorrió algo el escenario, como midiéndolo, mientras que parecía que iba a hablar y no lo hacía. O era un principiante o la obra iba a ser de corte bastante experimental. Y afortunadamente fue lo segundo. Sergi López comenzó a desplegar un primer personaje, que pronto se desdobló en otro. Luego encarnó un tercero, y el diálogo entre los tres duró algún tiempo, con toques de humor nacidos de lo cómico de la situación escénica y del ingenio del guión.

Es muy común que un actor diga que va a hacer muchos personajes en un unipersonal: pero por suerte esto es otra cosa, o eso y mucho más. Porque ese juego de desdoblamientos, que se multiplica hasta crear una muchedumbre imaginaria, tiene un sentido profundo que va mucho más allá de una galería de personajes a cargo de un único intérprete.

El trabajo corporal del actor es una de las gratificaciones que el espectador recibe de esta puesta en escena. También su naturalidad para pisar el escenario, y su ductilidad para moverse en él. Es verdad que ese juego de multiplicaciones no permitió al público uruguayo verlo en un trabajo de mayor intensidad a la hora de dar vida a un personaje. Pero el juego escénico de este gran texto consiste justamente en esos desdoblamientos infinitos, que abren también una reflexión sobre el yo, el otro y lo social.

Con momentos del mejor humor cortazariano (como cuando el artista se pregunta ¿dónde exactamente es aquí?), el texto y su interpretación ofrecieron tanto una dimensión lúdica como otra que medita sobre la realidad, el teatro y la relación entre los individuos. El humor es otro de los logros de este gran trabajo de experimentación escénica, que exhibió a un actor con enorme solvencia en el manejo de su cuerpo.

Otro aspecto notable es todo el trabajo de fijación del texto que hace el intérprete, siendo un guión difícil, dado la cantidad de veces que pasa por sitios similares.

Luego de promediar el espectáculo, el juego de desdoblamientos dio lugar a una larga escena cómica sobre el acto sexual, y sobre el final, el actor se ubicó en la platea, para contemplar el espacio vacío del escenario junto a los espectadores. El remate, una especie de parodia de un número revisteril, redondeó una faena escénica de primer orden.

Sergi López debutó con excelentes texto e interpretación en Uruguay, y esta noche se puede ver su función de despedida. Muy recomendable.

SABER MÁS

NON SOLUM (****)


Unipersonal del actor catalán Sergi López.  Autores: Jorge Picó y Sergi López. Dirección: Jorge Picó. Asistente de dirección: Helena Pla. Dirección técnica y escenografía: Jordá Ferrer. Luces: Lionel Spycher. Sala: Zavala Muniz, del Teatro Solís. Última función: hoy a las 21.30 horas. Entradas: $ 700 (en boletería del teatro y Tickantel).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados