TEATRO

Sátira al mercado del teatro y del arte

Fernando Hernández hace “Un artista de la muerte”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fernando Hernández en una conferencia de ficción. Foto: Difusión

Una reflexión sobre el teatro uruguayo en clave de espectáculo. Y también una crítica, y una parodia al propio sistema del espectáculo teatral local. Así se podría definir la obra Un artista de la muerte, que escrita por Diego Devincenzi, Federico Puig Silva y Fernando Hernández (e interpretada por este último), se está presentando en la Sala Delmira Agustini, del Teatro Solís.

En escena Hernández interpreta a un personaje en un formato de conferencia, rinde homenaje a un artista, y a través de eso reflexiona sobre el arte y los distintos elementos que lo rodean, desde el peso de una biografía hasta el marketing. "El personaje busca llegar a un lugar al que no puede llegar, y en ese tránsito se da cuenta de sus propias contradicciones", contó Hernández a El País.

El personaje enfrenta, entonces, una crisis, y eso permite instalar a la obra en lo que sería una especie de teatro performático: el espectáculo no ocurre dos veces de igual modo, sino que se adapta a los imponderables de una platea. Por contrapartida, hay una estructura en bloques temáticos bien definidos, en los que se inscriben los episodios guiados por el azar.

"La obra atraviesa distintos códigos, según cada bloque. Hay bloques que son más realistas, y otros que no. Hay cosas que tomamos de lo cotidiano y lo ponemos en escena. Por momentos jugamos mucho a que no se sepa si lo que hago está ensayado a no", agrega el protagonista, cuyo trabajo, de 75 minutos de duración, cuenta con diseño de arte de Claudia Sánchez y diseño gráfico de Miguel Grompone, aspectos que son claves para el montaje, así como las máscaras y otros objetos de fuerte sentido simbólico, que también entran en juego.

En los videos se verán aspectos de una biografía que juega entre lo que es ficción y lo que no, asunto que no conviene explicar más para no desnudar el nudo del espectáculo.

"Esto es una autocrítica y también una sátira a cómo funciona el mercado artístico en el Uruguay, en Montevideo sobre todo. Porque yo soy del Interior, y allí funciona bastante distinto. Es una análisis de las condiciones en que se desarrollan las obras de arte, principalmente las obras de teatro, que es de donde venimos nosotros", concluye el actor.

Un artista de la muerte se verá el jueves 4 y viernes 5 de agosto, a las 20:30. Es para mayores de 18 años, porque contiene un desnudo, y las entradas están en Tickantel, a $ 300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados