TEATRO

Romance, intimidad y teatro físico

Desde Argentina llega hoy al Teatro Solís una obra sobre el amor, la soledad y lo fortuito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hoy en el Teatro Solís "Todo Piola". Foto: Difusión

Los cuerpos son bien importantes en Todo piola, es lo primero que trabajamos. Y en una propuesta que habla del deseo, seguro iban a estar en el centro de la escena. Yo no tengo las herramientas como para llevarlo a cabo solo, tengo intuiciones, pero buena parte del material de danza de este espectáculo es obra de Virginia Leanza, a cargo del diseño de movimiento, y de los protagonistas", explica el director de teatro Gustavo Tarrío para presentar este montaje argentino que desde hoy y por todo el fin de semana se verá en la Sala Zavala Muniz. Va hoy a las 20:30, mañana a las 21:30 y el domingo a las 19:00. Localidades en Tickantel, a $ 300.

En síntesis, se trata de una historia de amor entre dos amigos, de cualquier barrio, que en una esquina oscura se saludan con un "todo piola" y desde ese momento se abren las puertas de un mundo inesperado. La soledad y la intimidad entran en juego en escena, en una combinación entre romance, teatro físico y fantasmagoría. A esa historia se juegan en escena Eddy García, Quillén Mut Cantero y Guadalupe Otheguy, ataviados con diseño de vestuario de Ana Press y Cristian Bonaudi.

Gustavo Tarrío y Eddy García comenzaron a trabajar en algunos poemas de Mariano Blatt: en la búsqueda de nuevo material encontraron el poema Todo piola, leído por el propio Blatt en un video de YouTube. El proyecto siguió creciendo, Guadalupe Otheguy compuso especialmente las canciones, y el guión lo terminaron haciendo entre Blatt, García y el propio director.

"Es una historia de amor muy intensa y muy fugaz, teñida de otros deseos y del barrio y de la ciudad en la que viven los personajes. En un momento de ocio y distensión, todo puede suceder, con la persona menos pensada y con niveles de fantasía disparados al máximo", señala el director, quien reconoce que la obra contiene un montón de elementos autobiográficos de los implicados.

"Los barrios que se nombran en la obra son los de los actores, y con el tiempo se fue llenando de experiencias personales, filtradas por la poesía de Blatt y nuestro recorrido juntos. Pero no es una obra documental en la que se cuenta la vida de los protagonistas en primera persona, aunque los personajes se llaman igual que los actores. Es un raro punto medio que les permite actuarse a sí mismos y también desdoblarse", puntualiza Tarrío, en cuyo haber tienen horas de trabajo como actor y director en el Parakultural y Babilonia, dos espacios porteños emblemáticos a principios de los 90.

"Yo creo que es para todas las edades, viendo la respuesta. Los más chicos agarran mejor algunas referencias directas sobre el mundo del ocio al que aluden los personajes, o se ponen más nerviosos frente al estallido hormonal de algunos pasajes. Pero es bien universal lo que sucede en el escenario como para que lo disfrute una franja de público bien amplia", indica el director, sobre este espectáculo que está recomendado para mayores de 15 años.

"Estamos muy emocionados de estar en el Solís. Todavía no lo podemos creer. Sabemos que en un año en el que Todo piola empieza a salir de Buenos Aires, va a ser un punto muy alto. Respecto a la recepción del público, no tenemos idea de qué puede suceder: esto es lo que más nos gusta al enfrentar públicos desconocidos para nosotros", remata el artista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados