FOTOGALERÍA

Una platea repleta de túnicas y emociones

Ayer, 1.700 niños de escuelas rurales vinieron a la capital a ver ballet por primera vez.

Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto
Niños de escuelas rurales asistieron a una función del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Fernando Ponzetto

Cerca de 1700 escolares visitaron por primera vez Montevideo y vinieron a ver ballet. Las caras felices llegaron al Auditorio Nacional Adela Reta para disfrutar de la función del ballet Coppelia.

Sentados muy correctamente en la escalera, los niños disfrutaron de una previa con payasos que amenizaron la espera. Muchas escuelas habían preparado pancartas, realizadas por los propios niños, para señalar los lugares de donde venían. Todo mientras la risa tomaba lugar en el Auditorio, las maestras sacaban fotos para el recuerdo, y otros escolares patinaban en el piso encerado del Auditorio.

Para Nahuel, ayer fue la primera vez que vino a Montevideo. Luciana, ya había venido a la capital, pero es la primera vez que ve ballet. Luciana y Nahuel vinieron con otros dos compañeros de su escuela, donde asisten ocho niños; como eran los más grandes, les tocó a ellos salir de Puntas de Vejiga, un paraje rural de Lavalleja hasta el Centro de Montevideo.

"Es una actividad muy emocionante y para quienes empezamos como maestros y trabajamos en el interior del país, ver las caritas de asombro y alegría de los niños, es impagable", dijo el consejero de la ANEP, Héctor Florit. Todos compartían esa impresión.

Una vez en sala, la emoción comenzó a notarse en los pequeños. Para cuando apagaron las luces, la sala era un bullicio, que se acalló al comenzar los primeros acordes de la música del ballet. Cuando el telón reveló la escenografía, el Auditorio se llenó de un murmullo de asombro. Muchos sacaban fotos, grababan videos o veían emocionados lo que sucedía en escena. La aparición de María Noel Ricetto arrancó la primera de una serie de aplausos que continuó toda la función.

Los niños se rieron, se quedaron en silencio, como concentrados y parecieron disfrutar. Pero todas esas impresiones quedarán plasmadas en las redacciones que las maestras les pedirán sobre un día que terminó siendo inolvidable.

Inolvidable.

¿Hay algo más lindo que la cara de asombro de un niño? De esas estuvo lleno ayer la sala Eduardo Fabini del Auditorio del Sodre gracias al programa En primera fila, escuelas rurales al Auditorio que ya va por su cuarta edición. Gracias a esta iniciativa niños de lugares alejados de la capital han visto obras como Hansel y Gretel, El Corsario y El Quijote. Ayer también se invitó, en otra función, a liceales de todo el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)