crítica: El Corsario

Piratas y traficantes que roban aplausos

Hasta el domingo 27 se presenta en el Auditorio Nacional Adela Reta otro gran montaje de ballet oficial

El corsario
El Corsario. Foto: Santiago Barreiro

La gran figura la noche del estreno (el pasado jueves) fue Ciro Tamayo, que con sus saltos y sus giros deslumbró a su público, que ya lo sigue muy de cerca. Al final del espectáculo, el mayor aplauso de la platea fue para ese bailarín malagueño, y la ovación final es un termómetro que no suele fallar. El español eclipsó incluso a la pareja protagónica, aunque tanto las primeras figuras como el cuerpo de baile todo estuvieron a la altura de las circunstancias.

Fuera del escenario, el gran protagonista fue Hugo Millán, quien desde la platea observó, como un espectador más, sus escenografías y vestuarios, que acaban de recibir el Hong Kong Dance Award. Y realmente, el trabajo de decorado del escenario es fuera de serie, por varias razones, entre ellas la armonía cromática que logra, desde una paleta amplia, variada, pero sin sobresaltos visuales. En cada una de las escenografías, y en todas en conjunto, sin duda el trabajo tiene méritos para cosechar premios en los escenarios más exigentes del mundo.

Millán transita muy bien unos juegos visuales que describen elementos figurativos, pero construidos desde un fuerte sentido abstracto. Y logra desde allí efectos de misterio, de incertidumbre, en donde las rocas podrían ser también ramas, o un palacio, quizá un bosque, o una gruta. O enmarca el decorado en una gran viñeta, que le infiere a esta historia de piratas un marco lúdico. Todas estas escenografías invitan a ser observadas detenidamente, a descubrir (o imaginar) cosas, porque son un placer para la vista y una estímulo para la imaginación. Verdaderas trampas a los ojos son esas escenografías en las que cuesta notar dónde termina un elemento y empieza el otro.

El decorado se complementa con efectos digitales, en un magistral equilibrio entre los elementos tradicionales y los tecnológicos. Es impresionante el efecto visual de un decorado que se va multiplicando, lentamente, hacia el foro. O los toques surrealistas que embellecen y suman sentidos al conjunto. Y el naufragio final, un verdadero efecto de magia. En la versión que el BNS hizo de este título, en 2011, la escenografía de Simon Pastukh había resuelto muy bien ese desafío de hacer desaparecer un barco ante la vista del público. Y ahora Millán logra ofrecer una resolución también notable. Hay incluso un efecto de mapping que hace que el público vea por un momento lo que está ocurriendo en escena como desde dentro del agua.

El trabajo de escenografía enmarca muy bien el trabajo de los bailarines, tanto en los trabajos en solitario como en los de conjunto. Y el decorado otorga además mucho espacio para los desplazamientos, sin invadir, y permitiendo fácilmente las entradas y salidas. En ese contexto, el BNS volvió a ofrecer un espectáculo valioso, animado, lleno de color. Con sus toques de humor, su sentido lúdico, su erotismo ingenuo. Quizá el segundo acto sea el más rico, aunque todo el montaje tiene una gran unidad. En cuanto a la danza en sí, obviamente se nota la ausencia de María Noel Riccetto, aunque las primeras bailarinas trabajan muy bien y consiguen entusiasmar mucho a la platea.

El corsario es un clásico, un título que hace énfasis en la exhibición del ballet, más que hacer centro en la dramaturgia en sí. En ese sentido, al igual que La bella durmiente (obra con la que el BNS abrió esta temporada), más que un argumento atrapante, la trama es casi un pretexto para brindar una serie de buenas coreografías. Y el ballet oficial las aprovecha muy bien, consiguiendo un espectáculo de dos horas y 15 minutos (con dos intervalos), que corre con soltura, sin decaimientos. En suma, una obra muy disfrutable, cambiante dentro de una gran unidad.

ficha

El Corsario [****]

Compañía: Ballet Nacional Sodre. Coreografía: Anna-Marie Holmes. Música: Adolphe Adam. Escenografía y vestuario: Hugo Millán. Sala: Auditorio Adela Reta. Funciones: hasta el domingo 27 de mayo. Tickantel, desde $ 890 a $ 60.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º