TEATRO

Pasión futbolística y física cuántica

La Comedia Nacional estrena “El gato de Schrödinger”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Saraví en un montaje que juega con los símbolos y los mensajes. Foto: María Fernández

Este fin de semana la Comedia Nacional estrena El gato de Schrödinger, en una temporada que ha dedicado toda al autor nacional. La obra se basa en un texto de Santiago Sanguinetti, quien también dirige el espectáculo, siendo la segunda vez que este artista emergente aporta una obra de él al elenco oficial: la primera había sido Ararat, puesta en escena por Alberto "Coco" Rivero en 2013.

En este caso, Sanguinetti ideó para los actores del elenco municipal la siguiente trama, llena de elementos y sentidos: un jugador de fútbol que abandona la cancha en medio del partido, y dos peluches gigantes que son mascotas oficiales del equipo. Esa instancia se cruza con un postulado de la física cuántica, que es el que da nombre a la obra. El Gato de Schrödinger, o paradoja de Schrödinger, es un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger, para poner en entredicho aspectos de la mecánica cuántica. El autor uruguayo juega con este principio aplicado a la vida cotidiana, imaginando distintos universos que colisionan en el vestuario de un estadio. Y en eso entra de todo: zombis y la barra brava de Boston River, el anarquismo y su justificación científica. El anarquista ruso Mijaíl Bakunin y el físico y matemático alemán Max Planck (considerado como el fundador de la teoría cuántica), combinados, provocando el desastre. Y la única esperanza de que, en otro universo, algo mejor esté pasando con cada uno.

El autor concibe su pieza como un melodrama satírico protagonizado por futbolistas, con una narrativa atravesada por nuevas formas de relato, influidas por los postulados siempre atractivos de la física cuántica, que tanto han aportado al juego escénico.

La ambigüedad que permite abrir esta propuesta busca poder describir una época plena de elementos histéricos y vertiginosos, violentos y verborrágicos. Y para llevar el texto a escena apeló a un elenco formado por Diego Arbelo, Fernando Dianesi, Levón, Leandro Íbero Núñez, Andrés Papaleo, Juan Antonio Saraví y Enzo Vogrincic, este último actor invitado y estudiante de la Emad.

Sanguinetti comenzó a escribir este texto hace dos años en Santiago de Chile, en residencia junto al grupo Teatro Amplio, justo al inicio del Mundial de Brasil 2014. La pasión irracional desatada en cada gol le hizo pensar en la ausencia de otros relatos que le dieran sentido a la existencia. "Esa irracionalidad es tan teatral que bien valía dedicarle una obra", dice el autor de esta pieza, que se verá los viernes y sábados a las 21:00, y los domingos a las 19:00 en Sala Zavala Muniz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)