Monólogo

Pablo Aguirrezabal, un comediante inquieto que estrena nuevo espectáculo

El comediante se presenta desde este sábado en la sala Undermovie con Regalado.

Pablo Aguirrezabal estrena este sábado Regalado, su nuevo espectáculo. Foto: Club de Comedia
Pablo Aguirrezabal estrena este sábado "Regalado", su nuevo espectáculo. Foto: Club de Comedia

Hace poco más de 10 años, Pablo Aguirrezabal se subía por primera vez al escenario del Movie para hacer stand up. Desde aquella experiencia, llamada De pie, Aguirrezabal pasó por radio, televisión, teatro, fue candidato a la presidencia y estuvo en el Carnaval. Este sábado, el comediante se presentará en el Undermovie, a las 23.15, con su nuevo unipersonal: Regalado. Entradas en boletería y sitio del Movie, a 455 pesos.

“Siempre se vuelve al lugar del crimen”, le dice Aguirrezabal a El País.

La alegría es uno de los sellos de este comediante que ahora repasará temas como su aparente locura, o aquellas cosas que ve a diario y le son fuente de inspiración para sus monólogos.

En Regalado mezclará humor con música, una combinación que, dice, ha venido mejorando con el tiempo.

Mucho antes de hacerse un nombre en el mundo de la murga, Aguirrezabal ya escribía canciones. “Era bueno para sacar para afuera lo que sentía como adolescente”, dice este comediante de 42 años quien reconoce que antes sus letras eran “más embroncadas” y que fue en La Mojigata donde comenzó a cultivar el humor. Todavía sigue componiendo canciones, “ya no tan humorísticas, pero siempre creadas desde la alegría, porque no puedo crear desde el dolor”.

Proveniente de las primeras generaciones de murga joven, Aguirrezabal se siente un reflejo de esos nuevos aires carnavaleros y el mundo post dictadura. “Los contenidos humorísticos tienen otra visión. Reírse del lenguaje, de uno mismo, tener una crítica positiva, constructiva, es lo que más me moviliza”, dice.

Pablo Aguirrezabal: "Las últimas canillas que me hablaron me dijeron que me tirara a presidente". Foto: Club de Comedia
Pablo Aguirrezabal: "El Carnaval es tremendo desgaste, es divino, pero terminás en marzo con la lengua afuera y pidiendo a que te venga a buscar tu mamá". Foto: Difusión

Si bien son recordados sus años junto a La Mojigata, su última participación fue con Don Timoteo en 2016, este año decidió no hacer Carnaval. “Me encanta, pero tengo que tomar carrera porque son muchos meses de ensayo. Además, esto es una vez por semana y el Carnaval son siete tablados por noche”, dice. “El Carnaval es tremendo desgaste, es divino, pero terminás en marzo con la lengua afuera y pidiendo que te venga a buscar tu mamá. Y si te va bien es peor, porque seguís todo el año”, agrega.

—¿Qué temas te parece no faltarán este año en Carnaval?

—Este año es el de la revolución feminista y si mirás uno o dos años para atrás, hay cosas que no se dicen de la misma manera, y está bueno hacer humor desde ese lado. Y también están los presidentes de la zona como Maduro o Trump, que son interesantes también. Pero siempre con la intención de sanar desde el humor.

—¿Qué querés sanar de ti a través de Regalado?

—Yo utilizo esto que hago del humor para releerme. Entonces necesito ser transparente y blanquear las locuras que me pasan en la cabeza. Además, las duchas y las canillas me hablan.

—¿Qué te dicen las canillas?

—Las últimas canillas que me hablaron me dijeron que me tirara a presidente (fundó el partido Viva la vida con el que había anunciado ser candidato en 2019). Por eso ahora trato de no escucharlas.

—¿Cuesta que te tomen en serio como artista?

—Creo que sí, pero tiene que ver con uno. Tengo como dos caras, una con sensibilidad política, me gusta estudiar y sigo yendo a facultad, pero también tengo el humor. Mi humor es el que devela las sombras, y reírte de esas cosas es sanador. Pero para encontrar tu sombra tenés que encontrarte con eso que es lo contrario a lo que defendés. Me costó unos años poder acoplar eso pero hoy lo llevo mejor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)