TEATRO

A oscuras, una histórica compañía que llega de lejos

El Teatro Negro de Praga estará en el Auditorio del Sodre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Expectativa: Teatro Negro de Praga llega al Auditorio del Sodre. Foto. Difusión

La histórica compañía Teatro Negro de Praga llega a Uruguay para presentar en el escenario principal del Auditorio Nacional Adela Reta su espectáculo Las aventuras de Fausto. Lo hará en dos únicas funciones, el sábado 29 y domingo 30 de abril, en horario tempranero. Va a las 17:00 y las entradas se estima que saldrán a la venta este viernes. Se podrán comprar en Tickantel o en el Auditorio, y van desde 500 a 2400 pesos.

La compañía checa suele llevar a escena temas conocidos por el gran público, que a su vez la habilite a desplegar un rico juego de luces, movimientos, objetos y decorados. En este caso, llegan a Montevideo con una versión del clásico de Johann W. Goethe, llevado al escenario con mucha libertad. Un pescador harto de discutir en casa, sale a los mares y llega a una insólita isla. Allí se dan episodios inspirados en la obra del célebre escritor romántico alemán —un diablo que propone un pacto, también una dulce historia de amor—, a la par que se desarrolla todo un juego de fantasías visuales y coreográficas.

Las aventuras de Fausto ha dado por el mundo más de 4.000 funciones, a lo largo de 12 años, en decenas de países, ofreciendo un show para todas las edades, que deja un mensaje de optimismo y fortalecimiento de los valores de la vida.

Pero más allá de su sentido y la trama de sus espectáculos, este colectivo artístico suele convocar y fascinar a su público por medio de un sofisticado trabajo escénico, en el que alternan danza, muñecos, actores y múltiples trucos, basados en subrayar el efecto de la caja negra, a través de un juego óptico en el que el color negro fusiona los distintos elementos escénicos.

No es un dato accesorio que la compañía venga desde la legendaria Praga, una de las ciudades más misteriosas del mundo: de hecho, el Teatro Negro de Praga representa un producto cultural típicamente checo, tanto como la cerveza Pilsener, los escritos de Franz Kafka o la música de Antonin L. Dvorak. De ahí que el lenguaje escénico de la compañía exprese lo fantasioso y sofisticado, aspectos que le han dado merecida fama.

Los actores del Teatro Negro de Praga, vestidos de negro, son invisibles para los espectadores. Gracias al fondo de la escena, también negro, los artistas, con su maestría para la actuación, logran que los objetos en juego adquieran movimientos y cierta vida particular. El truco no se queda en un mero efecto, sirviendo como instrumento para conseguir expresar ideas, sentidos y visualizar aspectos vinculados con lo onírico, la fantasía y la imaginación.

El grupo se comunica con sus espectadores a través de la música, los colores brillantes, gestos y baile, utilizando una técnica específica que excluye la palabra. De ahí que sus espectáculos sean de algún modo universales, para públicos de las más diversas culturas. Ahora, bajo dirección de Bob Dufek y Pavel Hortek, el grupo se prepara para desplegar su técnica, una vez más, en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados