TEATRO

Oliver Sacks y una mujer que recupera la vista luego de 30 años

En Telón Rojo, Rogelio Gracia, Ricardo Beiro y Leticia Scottini protagonizan Niña de ojos azules, bajo dirección de Jorge Denevi

Niña de ojos azules
Niña de ojos azules, en Telón Rojo. Foto: Difusión

Telón Rojo es una sala con rumbo propio, que ofrece espectáculos desde una platea pequeña, y cambiante, que va cobrando distintas formas según los lugares que se utilizan de esa casona grande de la calle Soriano 1274. La compañía, encabezada por Ricardo Beiro, busca textos originales, y los lleva a escena con personalidad. Ahora está dando Niña de ojos azules, de Brian Friel, bajo dirección de Jorge Denevi, los sábados a las 21.00 y los domingos a las 19.30. Entradas $ 450 (se venden en la puerta y se reservan por el tel. 2908 5598).

Niña de ojos azules
Niña de ojos azules, bajo dirección de Jorge Denevi. Foto: Difusión

La obra, escrita y estrenada en 1994, cuenta la historia de una mujer que luego de vivir ciega más de 30 años, recupera la vista y debe aprender a ver. Protagonizada por Leticia Scottini, Ricardo Beiro y Rogelio Gracia, en ella entran en juego elementos del universo científico y también de la psicología, aunque en escena aparecen personajes fundamentales en la vida de la protagonista (su marido y el médico), desde donde parten otros vetas argumentales. El marido, y su lucha por la recuperación de su esposa, y el médico que opera a la protagonista y que intenta con este caso recuperar el prestigio que tuvo en el pasado.

La pieza está basada en un estudio del neurólogo inglés Oliver Sacks, titulado Ver o no ver, y toma un caso real que le sirvió para hurgar en el estudio de los límites de la percepción. Sacks cobró desde tiempo atrás notorio reconocimiento a través de una aproximación a los estudios de neurología desde una óptica fuertemente humanizante. Uno de sus trabajos más famosos es El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, que conoció versión escénica en Teatro Circular, sala que también ha representado la obra de Brian Friel.

Niña de ojos azules
Niña de ojos azules, sobre libro de Oliver Sacks. Foto: Difusión

Autor de varios best sellers, Sacks escribió también Awakenings (Despertares), de 1973, relato autobiográfico sobre sus esfuerzos por ayudar a las víctimas de encefalitis letárgica para que recuperasen funciones neurológicas adecuadas, que fue adaptado al cine en 1990, con Robin Williams y Robert De Niro, y recibió tres postulaciones a los Oscar.

“Uno hace teatro para que venga gente. Pero es cierto que yo he cambiado mucho con los años. Yo trabajé con la Comedia Nacional, me crié, se puede decir, en el Teatro Solís, pero yo ese tipo de teatro preferiría no volver a hacerlo. La cosa íntima, de estar al lado del espectador, es algo que a mí me fascina. Y veo que al espectador también. Muchas veces la gente va a Telón Rojo por eso. Aparte, cuando llegan, los espacios siempre están cambiados”, explica Ricardo Beiro.

“Creo que trabajamos a contrapelo de muchas cosas que me parece que yo no deberían estar más. Hay una forma de pensar el teatro con la que yo ya no estoy de acuerdo. Acá en eso estamos como alejados del mundo. Seguimos a los argentinos, y los argentinos están atrasados en lo que tiene que ver con la formación del actor, en 50 años. Siguen pegados al Actors Studio. Yo a mis alumnos les pongo el ejemplo: una cosa es Nicolás Furtado en El marginal. Y otra es Darín, que siempre hace lo mismo”, remata Beiro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)