TEATRO

Una obra que cruzó el Atlántico en un ameno viaje en barco

No es frecuente el teatro en francés por Montevideo, aunque los sobretítulos ayuden a convocar otro público más allá del francófono. Pero menos frecuente es la presencia en esta ciudad de una obra francesa que hable de Uruguay, que describa su cultura, en espejo con la de Francia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Frescura: Ravoire, un actor carismático en clave unipersonal. Foto: Difusión

Eso logró hacer Le voyage en Uruguay, el espectáculo de la Compagnie des Petits Champs que desembarcó en la Sala Balzo la semana pasada.

El tema tiene su encanto. Una familia uruguaya de criadores de ganado compra en Francia unos animales, y un muchacho es el encargado de atravesar el océano en barco para cuidar el ganado hasta el puerto de Montevideo. Y el unipersonal interpretado por Guillaume Ravoire da vida a todos los pasos del trayecto, desde la noticia del viaje hasta el regreso a tierra francesa.

La obra de Clément Hervieu-Léger pinta mucho más que eso. Describe una época, a principios de los años 50, a través de los ojos de un muchacho ingenuo, que por primera vez se abre al océano para semejante travesía. Desde el asombro, el actor relata los pormenores de un largo viaje en barco, de los preparativos del mismo, de la llegada primero a Brasil, de las comidas, de las nuevas costumbres que le esperan.

Escénicamente el montaje se vale de mil trucos para mantener en vilo la atención del espectador. Una tarima, unas cuerdas, un balde, y algunos elementos más, sirven al intérprete para darle apoyo a un gran actuación. Ravoire cuenta con un carisma especial que aporta el brillo que ese joven lleno de asombro y candor. Desde la dirección, Daniel San Pedro anima la escenificación marcando un exigente trabajo corporal al actor, subrayado por luces, música, y un final fuertemente visual y poético.

La ingenuidad es un aspecto que se repite en muchos productos artísticos de la cultura francesa, y que da pie además a sumarle toques de poesía. Y esa mirada cándida abre sin embargo las puertas de zonas más hondas: en este caso salió a la luz la pureza de un joven lleno de vida. El personaje protagónico realiza un empeño enorme, por llevar adelante una tarea menor, pero realizada con tesón.

El texto entró además en una serie de pormenores vinculados con la vida diaria de los años 50, con la vida portuaria de entonces, con un mundo con otro sentido del respecto, todo sin perder la frescura, que es uno de los elementos clave de este trabajo escénico. Al final, mientras el público aplaudía, una señora en la platea comentó, "muy simpático". Efectivamente, la sentencia fue precisa. Un espectáculo sin grandes pretensiones, pero muy ajustado entre forma y contenido.

Le voyage en Uruguay [www]

Dramaturgia: Clément Hervieu-Léger. Grupo: Compagnie des Petits Champs. Dirección: Daniel San Pedro. Actor: Guillaume Ravoire. Escenografía: Aurélie Maestre. Vestuario: Caroline de Vivaise. Luces: Alban Sauvé. Sonido: Wilfrid Connell. Teatro: Auditorio Adela Reta, Sala Balzo. Funciones: martes 28 y miércoles 29 pasados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados