Entrevista a Puma Goity

“Nunca hice un casting ni llevé un currículum a la tele”

El cómico actor argentino hará comedia en Teatro Movie junto a un elenco local

Puma Goity
Puma Goity en Montevideo. Foto: Francisco Flores

Para mí eso es glorioso venir a hacer teatro a Montevideo. El productor Diego Sorondo vino a ver la obra, con el interés de hacerla en Montevideo, y al poco tiempo me llamó, y yo pensé que era para hablar sobre mi papel. Y cuando me ofreció la posibilidad de hacerla con elenco uruguayo, en Montevideo, me encantó. Estos actores con los que estoy trabajando son de primera, de una disponibilidad enorme. Y yo me siento muy honrado, porque Uruguay es una tierra de grandes comediantes. Para mí que me llamen a hacer comedia en Uruguay es como que te llamen a hacer Shakespeare en Inglaterra. Yo tengo un vínculo muy fuerte, he venido mucho como actor, y también para disfrutar del país”, asegura entusiasmado hasta la exageración Puma Goity, uno de los muchos grandes comediantes de Argentina, que desde el próximo lunes subirá al escenario de Teatro Movie, para protagonizar Casado sin hijos.

Pese a que buena parte del público uruguayo ha seguido su carrera por televisión (desde Los Roldán a Poné a Francella) y del cine (inolvidable su personaje del Cuervo Flores en Un novio para mi mujer, junto a Adrián Suar), el teatro es para Goity su arma artística principal.

“Estoy ensayando para el Teatro Cervantes Las benévolas, basada en una novela de Jonathan Littell. O sea que este año es bien teatral para mí. Voy a trabajar los lunes en Montevideo, luego de miércoles a domingos hago Sin filtro, en el Paseo La Plaza, y de jueves a domingos, a las seis de la tarde, voy a estar en el Cervantes, a partir de fines de setiembre”, adelanta sobre sus planes inmediatos.

-Vos tuviste muchos trabajos antes de ser famoso.

-Como tanta gente. Nadie nació protagonizando una tira de televisión. Vendí rulemanes, trabajé en una casa de sepelio. Y en gastronomía, que es lo que más me gusta a mí. Me gusta decir que soy un gastronómico que hace teatro. El trabajo que más me gusta: trabajar de mozo. Si armo un restorán no es para estar en la cocina. Es para atender a la gente. No me interesa ser chef, prefiero recibir a la gente, atenderla. Y de alguna manera es lo que siento cuando actúo: que te estoy atendiendo. Estoy brindando algo que me da gusto. El verdadero gastronómico, cuando te recibe, te ofrece con gusto una comida que hizo para ti. Y lo mismo me pasa a mí con el teatro. Tengo un sentimiento gastronómico del teatro. La gente sale de su casa para venir al teatro: vos tenés que entregarte, no hay otra.

-Pasando por otros oficios aprendiste mucho del teatro.

-Fundamental. Tienen que estar las dos cosas, el estudio y caminar. Si vivís encerrado, qué personaje vas a hacer. Un actor vive observando. Yo los personajes que hago los he visto. Sin duda: caminado por la calle, en el fútbol, en un velatorio, en un cumpleaños. La observación te hace. Por eso es que no existe el título de actor. Vos te recibís de actor el día que te morís. Hay que aprender día a día, con la vida e ilustrándote.

-¿Y en qué trabajo sentís que saltaste a la popularidad?

-Quizá Los Roldán, que fue un programa que hizo historia, pero sería injusto con Matrimonios y algo más. Y también con lo que se vio después. No fue un solo programa, y yo no estoy evaluando eso, sinceramente. Pero en realidad, yo les tengo un gran cariño a los personajes que no funcionaron. O a los programas que no funcionaron. Les tengo un gran amor porque los tuve que bancar. Esas gestas son las que yo más recuerdo. Yo te pondría nombrar muchos programas exitosos, pero yo lo que más me siento orgulloso, sin falsa modestia, es el reconocimiento a una carrera.

-Pese a tu popularidad en televisión, nunca dejas el teatro.

-Sí, yo siempre hice teatro, nunca dejé, y eso es un orgullo que tengo. Yo soy un actor de teatro, que lo llama la televisión, y va con gusto a trabajar en ella. Pero yo no pertenezco ni al cine ni a la televisión. Soy del teatro, y voy invitado a la televisión, y al cine. No soy un actor de televisión, ni de cine. De hecho, yo nunca hice un casting ni llevé un currículum a la tele. A mí me vinieron a buscar de la tele al teatro, un productor de la televisión. Eso es lo que yo considero, y gracias a Dios, toco madera, desde 1981, es rara la vez que un fin de semana no haya hecho teatro. Primero el teatro independiente, y luego espectáculos más comerciales. Y tengo mi teatro, con Mauricio Dayub. Por eso, cuando hablo con alguno que quiere empezar en esto yo le pregunto si quiere ser actor o si quiere ser famoso. Gracias al teatro llegué a la televisión, y gracias a ella la gente me conoce. Para mí es glorioso llegar a Uruguay y la gente me saluda como si hubiera estado en la casa con ellos. ¿Cómo no voy a ser agradecido con la televisión?

Puma Goity y Patricia Wolf
Puma Goity y Patricia Wolf. Foto: Difusión

-¿Cómo recordás hoy Poné a Francella.

-Un gran programa: fijate cómo las cosas resultan cuando se hacen seriamente, porque tenía grandes autores, y un elencazo. Todas las chicas que pasaron por ahí después fueron grandes figuras, como Florencia Peña, que empezaba. Y la grabación se hacía en dos días, y además teníamos dos días de ensayo. Y Guillermo Francella que es un obsesivo, como corresponde a todo número uno. Y el resultado quedó a la vista. Hoy en día eso no se puede hacer, lamentablemente. Después no se hizo más. Hoy en día, una pena, en Argentina no hay de esos programas. Actores haciendo los famosos sketches. ¿De qué sitcom me hablan? Además, antes de nosotros lo hacía Sandrini en Canal 13. La Tuerca, y también Hiperhumor, y todo lo que los humoristas uruguayos hicieron. Pero yo creo que eso va a volver, sin duda.

síntesis

“Al amor hay que trabajarlo”

“Esta comedia la primera obra de Matías de Federico, un autor de los nuevos en Argentina, que se presentó en un concurso, de la mano de Mauricio Dayub, y lo ganó con esta obra. La excusa del argumento es la problemática de un matrimonio que decidió no tener hijos. Digo que es la excusa porque a partir de ahí, permite hablar del mundo de la pareja, y en definitiva del amor, que tanto nos tiene ocupados a todos. Al menos a los humanos que nos gusta ese asunto. Creo que es una gran comedia, yo tuve el placer de hacerla durante tres temporadas en Buenos Aires”, contó Goity, quien compartirá escenario en Casados sin hijos, con Patricia Wolf, Alejandro Camino, Lucia Brocal y Diego Rinaldi.

Goity y Wolf interpretarán a Augusto y Flor, un matrimonio feliz, pero que al llegar al 50° cumpleaños de él, las cosas se empiezan a complicar, para configurar una comedia romántica sobre la libertad para cambiar de opinión.

“Lo que más me gustó es un matrimonio que se ama. Porque generalmente las historias son de alguien que está cansado de la pareja, que está mirando para afuera. Y lo atractivo de esto es que esta pareja se ama. Sobre todo él ama a su mujer, y a pesar de las diferencias, ellos negocian todo el tiempo. Porque a pesar de que haya amor, hay que trabajarlo también”, redondea Goity.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º