Primera impresión

"Noche francesa": dos obras distintas con el común denominador de la originalidad

El Ballet Nacional Sodre estrenó hoy Suite en blanc y El sombrero de tres picos,esta última con diseños de Pablo Picasso

Noche francesa
El sombrero de tres picos, por el BNS. Foto: Carlos Villamayor

El BNS acaba de estrenar Noche francesa, que ofreció dos obras de estéticas totalmente opuestas, ambas de gran interés. Suite en blanc, con coreografía de Serge Lifar de 1943, brindó algo que el público de ballet más conocedor siempre pide: mucha técnica.

Un verdadero catálogo de formas coreográficas permitió tanto el lucimiento de solistas como de bailarines en grupo, a través de movimientos bellísimos, que de algún modo son como una estilización experimental del ballet romántico tradicional. Las bailarinas principalmente lucieron a pleno, en el marco de una estética escénica que moduló perfectamente el juego de los blancos y los negros. 

El sombrero de tres picos
El sombrero de tres picos, con diseños de Picasso. Foto: Carlos Villamayor

De un tono totalmente diferente, en otro registro, de otra época, El sombrero de tres picos sorprendió por varias razones. Los esperados decorados de Pablo Picasso, sus diseños de vestuario, dejaron ver cómo lejos de no envejecer, los trabajos del maestro malagueño crecen con el paso del tiempo, y hoy siguen siendo una lección de soltura, de creatividad, de fuerza, de sentido lúdico.

Pero más allá de los tan esperados vestuarios y escenografía, la pieza impresionó por su concepción de conjunto, por la resurrección desde el escenario del Sodre de los históricos Ballets Rusos. En clave farsesca, con una mirada muy aguda para captar lo popular, este trabajo surgido en 1919 es hoy una pieza valiosa, que revivió de modo fantástico gracias al trabajo del BNS en su conjunto. 

Noche francesa
Suite en blanc, de Serge Lifar, por el BNS. Foto: Carlos Villamayor

Quizá no sea fácil para el espectador recibir de un solo tirón dos obras tan distintas. Pero la experiencia es sumamente valiosa, tanto por la delicadeza y elegancia de la coreografía de Lifar como por la hermosa pieza con coreografía de Léonide Massine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)