HUMOR PORTEÑO

Nazareno Mottola: "Me parece que éste no es un buen momento para las cámaras ocultas"

El cómico llega al Teatro Metro con un humor que transita entre el absurdo y la ingenuidad

Nazareno Mottola
Nazareno, de Sin Codificar. Foto: Marcelo Bonjour

Llega a Teatro Metro Sin Codificar, para presentarse en viernes y sábado a las 21.30, con un show que promete ofrecer en vivo el humor del conocido programa de televisión argentino, y algunos números nuevos solo para teatro. El programa está cumpliendo una décadas, y algunos de sus caballitos de batalla se verán en el escenario de San José y Zelmar Michelini, como “El Intendente”, “La Rata” y “Los Rebos”. En escena estarán Yayo Guridi, Pichu Straneo, Walter Lóper, Marcelo Ruiz Díaz y Nazareno Mottola, quien charló con El País sobre este desembarco de humor porteño en Montevideo. Las entradas se venden en Abitab, desde $ 1090 a $ 1890.

Nazareno Mottola
Nazareno, acróbata y humorista. Foto: Marcelo Bonjour

-¿Qué se va a ver en el escenario del Metro?

Estamos haciendo muchos de los personajes que la gente vio por televisión en Sin codificar, como La rata y Los rebos. Y cosas que son nuevas, o no están tan vistas en televisión. Algunas las inventamos para este show, como el arranque, que los hacemos todos juntos, y algunos personajes que los hacemos cantados. Y hago también como un presentador que va a hacer magia desde Las Vegas. 

Nazareno Mottola
Nazareno Mottola, llega con sus compañeros de humor al Metro. Foto: Marcelo Bonjour

¿Cómo definís Sin codificar?

Como un grupo de amigos que la pasa bien, y busca que la gente la pase bien. Más que amigos somos una gran familia, que busca que la gente se divierta, quizá para que por un rato se puedan olvidar de los problemas, económicos, de salud o familiares. Hacemos un humor un poco naif, con algunas pinceladas como para adultos, pero que lo puede ver toda la familia. Es un humor para grandes y chicos, que no tiene que ver con política, ni religión, ni nada de eso. Un humor muy simple, y sano.

¿Cómo nació Sin codificar?


A partir de un programa de televisión que era más bien deportivo, al que se le va sumando humor. Primero arrancaron los chicos, y yo entré más tarde, en 2012, cuando el programa era cien por ciento humor. La idea siempre fue que cada uno aporte como su locura, y creo que el hecho de ser todos muy compañeros ha tenido mucho que ver con la permanencia. Acá el protagonista es el espectáculo, y si hay que hacer algo para que el compañero se luzca lo hacemos. El objetivo no es tanto el lucimiento personal sino que la gente se vaya contenta

Sin Codificar
Sin Codificar, llega a Teatro Metro. Foto: Difusión

-Vos arrancaste con las cámaras ocultas de Tinelli.

-Sí, en 2002, con las cámaras ocultas sobre La peor clase de tu vida, que era la del profesor de gimnasia que tenía un alumno que siempre se caía. Ahí arranqué con las caídas, y ahí tuve un pequeño contacto con los compañeros actuales de Sin codificar, si bien las cámaras se grababan fuera. Con las cámaras ocultas me pegué todos los porrazos habidos y por haber. Cuando empecé en eso, yo venía haciendo acrobacia, y algunas caídas con aparatos de gimnasia las tenía como gracia. Pero luego empezamos a grabar más, y había que inventar nuevos lugares desde donde me tiraba. Todo se fue creando sobre el pucho, junto con un amigo, Félix Castro, un productor uruguayo.

-Hoy las cámaras ocultas son muy criticadas…

-En el caso de mis caídas, que tenían que ver con cámaras ocultas, con tomarle el pelo al otro, hoy no lo haría. La gente hoy está pasando por una situación muy delicada en Argentina, y me parece que éste no es un buen momento para las cámaras ocultas. Lo que ya se hizo, era una forma de hacer humor: en su momento era algo que a todo el mundo le divertía. Lo que ya se hizo no se puede modificar. La gente se divertía y nunca lo hicimos con maldad. Hoy, que existe toda esta cosa tan susceptible, y tan a flor de piel, que es un cambio para mejor, uno no lo hace. Por eso en Sin codificar rescatamos un poco eso. No nos metemos con agresiones hacia nadie, y tratamos de hacer un humor que la gente la pase bien. El fin es que se diviertan y nadie se sienta agredido.

En 'Sin Codificar' trabajó con amigos: Pachu, Yayo, Pichu, Korol y su padre.
En 'Sin Codificar' , diez años en la tele: Pachu, Yayo, Pichu, Korol y su padre.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)