danza para el gran público

MVD Sitiada: una semana de danza en sala y al aire libre

El lunes arranca MVD Sitiada, un festival internacional de danza que está cumpliendo 15 años

Luciano Álvarez
Luciano Álvarez, en Al borde de la piscina. Foto: Alejandro Persichetti

Desde este lunes hasta el 2 de diciembre tendrá lugar una nueva edición del festival de danza MVD Sitiada, que está cumpliendo 15 años desde su primera edición en 2003. El encuentro artístico reúne a artistas nacionales y extranjeros buscando dar énfasis también a los aspectos reflexivos y al análisis de los trabajos. La curaduría de los espectáculos nacionales estuvo a cargo de la artista argentina Inés Villamil, mientras que las obras extranjeras son producto del trabajo curatorial de Martín Inthamoussu. 

“El espíritu del festival sigue siendo intervenir los espacios públicos con la danza, y redescubrir los vínculos entre danza y arquitectura. Y además, todas las compañías va a estar haciendo un diálogo con el arquitecto Isidoro Singer en el Auditorio del Sodre. Antes hacíamos solo talleres para bailarines, y este año tenemos esos conversatorios que son para público en general”, explicó a El País Inthamoussu, agregando que llegan algunos espectáculos muy físicos, bien alejados del modelo que danza conceptual.

Entre la programación destaca Acorda amori, de la compañía Quatro Manos, de Brasil, que estará en Sala Balzo, el lunes y martes a las 20.00. También en Sala Balzo y también de Brasil, Diálogos sobre Diághilev se podrá ver el miércoles en igual horario. La obra reflexiona sobre la danza clásica desde el lenguaje contemporáneo, logrando una representación fuertemente comunicativa.

Ver danza de Costa Rica en Plaza Independencia, o bailarines uruguayos en Plaza Cagancha, o artistas de España en la explanada del Solís, son algunas de las posibilidades que ofrece la grilla. El miércoles a las 13.30 en la explanada del Solís, por ejemplo, se presenta Cuerdas, miradas, será posible, por el grupo español Provisional Danza.

A veces la danza contemporánea es muy alejada del público, y no logra conectar con lo popular. Entonces, en este tipo de festival, en los espectáculos callejeros, tiene que tener al cuerpo del artista muy presente. Y proponiendo cosas todo el tiempo. Al no tener texto, es la música y el cuerpo interviniendo el espacio. Y la manera de conectar con el público creo que es proponiendo cosas breves pero muy intensas. 

“Creo que lo menos frecuente de la programación es un solo nacional, que lo hace un bailarín mayor, en Plaza Cagancha. Ver un bailarín de una edad que uno no está acostumbrado a ver, va a llamar mucho la atención, más porque es un espectáculo que fue concebido para sala”, afirma Inthamoussu, en referencia a Al borde de la piscina, de Luciano Álvarez, bailarín veterano que cuenta con una larga trayectoria, y que en los últimos años ha trabajado en obras experimentales.

Otra propuesta singular será Spam, que el sábado se podrá ver a las 15.15 en la explanada del Solís. Se trata de la obra ganadora de Movida Joven, hecho que permite que bailarines emergentes se incorporen a un festival internacional, como modo de promover nuevas figuras locales. También habrá una masterclass el martes a las 16.00 en Sinergia Design, a cargo de Florencia Santangelo y Marcos Camelo, integrantes de la compañía Quatro Manos, de Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)