Pepe Vázquez, un grande del escenario

Meditar sobre el trabajo

"Almacenados", de David Desola, es una reflexión escénica sobre el trabajo, el mundo laboral, las relaciones entre los trabajadores, y más allá de eso, sobre los cambios de sensibilidad de la vieja generación que se va, y la nueva que llega con una idea distinta del compromiso personal y de su vínculo con las autoridades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Almacenados

La obra, desde que fue presentada en el Teatro La Gringa, en la Galería de las Américas, ha hecho un gran camino, con buena recepción por parte del público. Ahora se está dando en el Teatro Victoria (Río Negro 1479), los viernes y sábados a las 21.30 horas. Las entradas se venden a $ 280 en la pripia sala. Por reservas, tel. 2901 9971.

La dirección de Eduardo Cervieri moluda en escena un mano a mano entre dos actores, justamente, de distintas generaciones: Pepe Vázquez y Juan Luis Granato. La obra busca provocar a la par la risa y la emoción, a partir de un texto intimista del autor catalán David Desola. Allí se narra lo que sucede durante una semana en la jornada de trabajo de los protagonistas, un encargado de almacén a punto de jubilarse y el joven que será su sustituto. El espectáculo, que se presentó con éxito en España con la actuación de José Sacristán, tiene en Montevideo el sello actoral de Pepe Vázquez, uno de los grandes actores de su generación que el paso de los años no ha impedido, afortunadamente, que siga brindando su talento desde la escena.

El argumento plantea una tensión creciente: el veterano recibe al joven con cierto recelo, aunque dispuesto a enseñarle cómo hacerse cargo de ese enigmático depósito, donde en realidad no parece haber mucha actividad comercial. El joven, a su vez, toma el asunto con mucha más liviandad que el hombre mayor, comenzando una serie de pequeños choques, que tienen como telón de fondo esas distintas concepciones del trabajo y del sentido de la responsabilidad laboral.

Detalles que para el veterano han sido sustanciales a lo largo de toda su vida, son visto como nimios por el advenedizo. Pero poco a poco la historia se va volviendo más cruda, mientras la estrategia psicológica y laboral va haciendo lo suyo. Lógicamente, el final hay que ir a verlo, pero algunas sorpresas dan al espectador motivos para la meditación sobre el trabajo, el paso del tiempo y el devenir de las generaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados