RETIRO

María Noel Riccetto: el adiós de la bailarina

La primera bailarina del Ballet Nacional del Sodre anunció su retiro de la compañía de danza estatal

María Noel Riccetto en El lago de los cisnes. BNS. Foto S. Barreiro
María Noel Riccetto, la primera bailarina del BNS anunció su retiro de la compañía de danza estatal. Foto: Difusión

Se retira María Noel Riccetto. La primera bailarina, la que fue la mejor del mundo en 2017 y lloró diciendo “its not only for me, its for my country” (“esto no es solo para mí, es para mi país”), sosteniendo el premio más importante de la historia de la danza, la que habla bajito, la que se saca fotos cuando la esperan después de la función, la que a los 18 años dejó todo para irse a bailar a Estados Unidos, la que regresó después de 13 años y bailó para nosotros, la mejor bailarina uruguaya de la historia, deja de bailar.

Así lo anunció el Ballet Nacional del Sodre en un comunicado en el que dice, además, que el anuncio oficial será el 10 de abril en una conferencia con la bailarina. Su último ballet con la compañía será Manon, en diciembre, la obra que Riccetto (39 años) tenía pendiente en su carrera. “Siempre quise bailarla y nunca tuve la oportunidad, es lo único que me queda pendiente antes de retirarme”, había dicho hace dos años en una entrevista con El País. Además, según informó El Observador, está previsto un espectáculo en el Antel Arena bajo la dirección de Julio Bocca.

María Noel Riccetto y Marianela Núñez
Mano a Mano dos bailarinas únicas:
Maria Noel Riccetto y Marianela Nuñez 

Riccetto no bailó Carmina Burana, la primera obra de la temporada del BNS por una lesión en uno de sus pies que sufrió en diciembre de 2018, durante las funciones de Cascanueces; sin embargo, ya se está preparando para bailar La Sílfide, que se estrena el 16 de mayo.

La bailarina se venía preparando para cuando decidiera colgar las zapatillas. Hace tres años decidió abrir su propia escuela, María Riccetto Studio, a la que pretende dedicarse por completo a partir del año que viene. En una entrevista con El País, había dicho que su escuela era una forma de prepararse, de adelantarse al tiempo: “Quiero estar entrenada para el momento en el que diga: esto se acabó”.

Y lo que ahora se acaba es una carrera que empezó porque algún día de 1986, cuando su mamá decidió que el ballet sería una buena actividad para su hija, la inscribió en la academia de Graciela Martínez. No lo sabía, su mamá, y ella tampoco. Nadie supo que el ballet se transformaría en la vida de Riccetto hasta que su maestra dijo que tenía condiciones para bailar y sugirió que diera la prueba para entrar a la Escuela Nacional de Danza. A partir de entonces, sus días fueron siempre de zapatillas, rodete, mallas, tutús, barras, salones y escenarios.

María Noel Riccetto
María Noel Riccetto también fue parte del espectáculo "Gutenberg", celebrado en el recién estrenado Antel Arena. Foto: Difusión

Alguna vez le pregunté si cree que su vida fue sacrificada, si le pesaba haber dejado todo solo para bailar. “‘No”, me dijo. “Yo vivo de lo que amo y eso no es sacrificio, claro que tuve que dejar muchas cosas atrás para dedicarle a mi profesión, pero es lo que elegí y lo que me hace feliz”.

Aunque todavía queda un año para poder verla bailar, su retiro marcará, sin dudas, un antes y un después en el BNS y en el ballet uruguayo. Primero porque Riccetto es, desde que llegó en 2012, una bailarina referente para la compañía, para los bailarines y bailarinas jóvenes, y para los niños que se miran en ella para elegir a la danza como una opción de futuro. Pero también por lo que la bailarina significa para el público. Si bien la llegada de Julio Bocca en 2010 transformó a la compañía en una de las mejores de Sudamérica, Riccetto logró lo que nunca había conseguido la danza uruguaya: que los escenarios, las zapatillas de punta, los giros y los saltos fueran algo popular y conocido por todos; logró que los uruguayos nos identifiquemos con una bailarina de ballet, que nos emocionemos con ella, que sintamos orgullo porque la mejor bailarina del mundo es nuestra, que cantemos con ella “Ay celeste regalame un sol” en el Auditorio y a coro. Y eso, más allá de cualquier premio, es su mayor logro.

María Noel Ricetto en Encuentros en El País

Tres momentos de María Noel Riccetto

La mejor del mundo
María Noel riccetto con su premio Benois de la Danse, en junio de este año. Foto: Ariel Colmegna.

Es la primera bailarina uruguaya en recibir el Benois de la danse, el premio más importante del mundo del ballet. Riccetto lo recibió el 30 de mayo de 2017, en una ceremonia en el Teatro Bolshói de Moscú, una de los más importantes del mundo. Tras regresar a Uruguay, bailó Quijote con el BNS en una función en la que el público estalló en aplausos cada vez que la bailarina pisó el escenario.

Bailarina muy querida
Maria Noel Riccetto, premio a la trayectoria

Con Riccetto sucede algo particular. Desde hace ya algunos años, dejó de ser solo una bailarina para ser reconocida como una de las figuras más importantes de la cultura uruguaya actual. La gente la quiere, y se lo hacen saber. Le sacan fotos, la reconocen, la paran por la calle, le piden autógrafos, da charlas y tiene miles de seguidores en las redes sociales que siguen cada uno de sus pasos.

En los pasos de Tatiana
Maria Noel Riccetto junto a Ciro Mansilla en Onegin

Entre los recuerdos que Riccetto conserva, están los pares de zapatillas que usó cuando fue Olga, la primera vez que bailó Onegin, con el American Ballet Theatre. Según ella, su primer papel importante. La foto arriba, con Ciro Mansilla, es de 15 años después, cuando en 2016 fue Tatiana en esa misma pieza, con el Ballet Nacional del Sodre. Fue el papel que le dio el Benois. Este año la compañía repetirá Onegin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)