UNA CONQUISTA PARA LA LÍRICA NACIONAL

María José Siri:“Siempre pienso en positivo”

La soprano uruguaya abre este miércoles la temporada de La Scala de Milán con “Madama Butterfly”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
María José Siri. Foto: Difusión.

Un hito para la lírica uruguaya. La soprano uruguaya María José Siri estará cantando en la noche inaugural de La Scala de Milán, este próximo miércoles 7. Y lo hará en el papel protagónico de Madama Butterfly, trabajo escénico que repetirá por siete funciones más, hasta el 8 enero de 2017. Difícilmente algún cantante uruguayo haya conquistado anteriormente ese inmenso logro, al que Siri accedió a través de una audición, el pasado abril, con el maestro Ricardo Chailly.

─¿Qué significa para usted abrir la temporada de La Scala?

─Es un gran honor. Estoy muy feliz, es una gran responsabilidad pero lo vivo con mucha alegría y gratitud. La sala convoca un público muy particular, así ha sido siempre.

─¿Tiene La Scala una acústica tan especial o es muy similar a otras? O por ejemplo comparada con el Solís.

─No tiene nada de particular: algunos la encuentran con mala acústica. Yo la encuentro normal, en Italia hay mejores teatros, acústicamente hablando, que La Scala, pero no la siento tan distinta a otros teatros en general. La Scala es un teatro muchísimo más grande y con un foso enorme. No se los puede comparar: el Solís, al ser más chico y por otras características, tiene mejor acústica.

─Y ahora que se enfrenta a Madama Butterfly, ¿qué desafíos implica para su voz ese personaje?

─Es uno de los roles más difíciles de interpretar entre los personajes creados por Puccini, dada la carga dramática y el trágico argumento del libreto. El primer acto dura 60 minutos y el segundo 80, y Butterfly canta todo el tiempo: tiene solamente unos pocos minutos sin cantar. Eso hace que no solo el rol sea exigente vocalmente, sino y sobre todo la resistencia para llegar al aria final, que vocalmente es la más dramática. Hay que dar con todo el poder de la voz, la desesperación de una madre que esta abandonando a su hijo para darle un futuro mejor.

─¿Qué representa Madama Butterfly desde su punto de vista?

─Butterfly representa la inocencia de los 15, quebrada por un aventurero que la deja embarazada y vuelve después de tres años, pero con su verdadera esposa americana y le quitan el hijo. Esto es tan cruel y violento como sucede en la vida real. Butterfly representa la fragilidad y la fuerza de un corazón y un alma pura en un mundo donde esto, hoy por hoy, no cuenta.

─O sea que más allá de la época, el personaje guarda actualidad...

─Claro, pues representa una historia de amor que podría ser actual: una chica de 15 años que se enamora del hombre equivocado, que encima se casa con ella solo porque era una novedad tener una geisha, al menos por unos días. En cierto modo representa lo que hoy en día vivimos como violencia de género.

─¿Cómo se lleva con la obra de Puccini, en relación por ejemplo con la de Verdi?

-Me llevo bien con ambas. Me hace bien pasar de un compositor al otro; son los que más interpreto, básicamente mi repertorio lo dedico a estos dos compositores. Sin embargo, mi ópera favorita es Norma de Bellini, la que debuté este año: no encuentro otro personaje más complejo y rico musicalmente, ni otro rol tan complejo también a la hora de actuarlo. No hay otro rol a interpretar que me atraiga más, en absoluto.

-¿Qué escenario montevideano vincula más a su carrera? ¿Cuál está más cerca de su corazón?

─He sido muy afortunada porque tuve la posibilidad de reinaugurar el Solís y la sala grande del Sodre. He hecho más actuaciones en el Solís: en él construí mi carrera en Uruguay, cantando cinco óperas hasta ahora. Así que tengo un poco más el corazón en ese teatro. Y de los escenarios del mundo, la Arena de Verona, porque vivo a 100 metros de allí.

─¿Hay un despegue de la ópera en América Latina?

─Sí, claro que sí, aunque me gustaría que invirtieran más dinero en cultura y en la ópera. Pero aun así veo que sobre todo el Cono Sur tiene un gran movimiento, principalmente el Colón. Luego Chile, Brasil y Uruguay están un poco más atrás, con menos títulos de ópera por temporada. Pero yo pienso siempre en positivo, y espero que pudiendo hacer coproducciones se puedan dar más títulos en Uruguay, esperando que el Estado ayude a que esto se logre, por supuesto.


─¿Cuáles son sus próximos pasos artísticos? ¿Tiene agendado venir a cantar a Montevideo?

─Después de la Butterfly nos vamos con la orquesta y el coro de La Scala a la Filarmónica de Berlín para el Réquiem de Verdi. Luego haré Manon Lescaut en Torino, en Ginebra y en Nápoles. Andrea Chenier en Roma, Butterfly en Mónaco y Berlín, Il Trovatore en el Teatro de la Bastilla de París. Cantaré con Plácido Domingo Un ballo in maschera, en Valencia. Entre otras cosas. Por ahora no tengo agendado cantar en Montevideo, pero las ganas de volver siempre están en mi corazón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º