FUERZA BRUTA

Máquinas que hacen actuar

El mega show argentino que vence las leyes de la física, en Parque Roosevelt.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se presentan en Landia, del martes 6 al domingo 18 de diciembre. Foto: Difusión

Desde el martes 6 de diciembre Uruguay amplía lo que se ha visto por estas latitudes en materia de espectáculo, con un show que se parece poco a todo lo que ya se ha visto. Ese día llegará por primera vez Fuerza Bruta, compañía teatral argentina que se caracteriza por un estilo experimental, innovación estética y despliegue escénico en grandes dimensiones. Consiste en una experiencia de teatro dinámico que busca abrumar los sentidos, dejando al público inmerso en un espectáculo de 360 grados que ofrece efectos visuales envolventes.

"Fuerza bruta parte de la base de generar maquinarias escenográficas que sean las que inician la acción. El actor está metido dentro de esa maquinaria y reacciona a partir de la acción de ellas. Por máquinas me refiero a la escenografía, como la máquina de correr, que propone la acción al que corre. En la pileta lo mismo, es el agua la que genera el movimiento de la actriz. La que propone la acción, la que invade el espacio es la escenografía, estos mundos que nosotros creamos, que generan una acción con la que el actor tiene que interactuar", explicó a El País Diqui James, creador de la compañía.

El original colectivo artístico nació en 2005 y desde entonces se ha multiplicado por el mundo, recorriendo más de 50 ciudades en 27 países, con millones de espectadores en su haber. Su éxito fue tal que para celebrar el Bicentenario de la Revolución de Mayo, el 25 de mayo de 2010 estuvo a cargo del desfile de los festejos porteños. "Hay gente que le encanta, otra que solamente le gusta, y otros que lo viven como una experiencia y listo. Y gente que se conmueve. Pero la clave es que la gente ve algo diferente a todo lo que había visto antes", asegura sin vueltas James.

La adhesión del público que este megashow ha tenido en el mundo se repite ahora, cuando llega a Uruguay para presentarse en el Centro de Espectáculos Landia, en el Parque Roosevelt, donde en marzo último se instaló el Cirque du Soleil con Kooza. Debido a la alta demanda de entradas, Fuerza Bruta sumó más fechas, presentándose desde el martes 6 al domingo 18 de diciembre.

"Nuestra mayor contradicción —confiesa James— es que nuestro lenguaje es muy llano, para que cualquier persona venga y lo disfrute. Y por otro lado, el espectáculo en sí es caro, costoso, y eso hace que vos quedes medio encajonado ahí. Sobre todo en Sudamérica, donde es difícil sacar una entrada por el precio. Por ahí en Europa o en Asia es más fácil, más gente tiene acceso a poder ver el show. En Sudamérica no", indica sin rodeos el director.

A la hora de hablar de las finanzas, James no oculta los costos: "El set es caro. Hacer las escenografías para el show es algo caro. Y el mantenimiento: que toda esa maquinaria esté al cien por ciento. Y una compañía son 30 personas, que es bastante también a nivel de costos. O sea que todo es caro. Y esa es nuestra mayor contradicción: me encanta el teatro callejero, que el público sea una mezcla de todo. Nosotros peleamos mucho para tratar que las entradas no sean caras. A veces lo logramos, a veces no".

Entre las escenas que se verán en el show que llega a Uruguay están Corredor, Corredoras, Murga, Murga piso con planchitas, Murga alta, Mylar y Corredor con escalera y salto final, todo lo cual demanda un complejo entramado de instalaciones. Y llevar las maquinarias de un país a otro, atravesar fronteras y aduanas, es otro de los desafíos del grupo.

"Es todo un laburo, y lleva tiempo. A veces mandamos cinco contenedores a Corea y tarda dos meses. Y son dos meses que tenés todo ese equipamiento parado. Y lo más difícil es combinar algunos países, como cuando fuimos de Bogotá a Edimburgo. Y en Escocia estaban muy paranoicos de recibir cinco contenedores desde Colombia. Se ponen muy locos. Pero en general todas las aduanas son duras, y hoy en día hay mucha paranoia con los atentados, en Europa, Estados Unidos, Asia. Y lo nuestro es raro, entonces rechequean todo. Es un plomazo. Es todo un laburo de producción, el tema de transporte y aduanas".

También tramitar las visas de los artistas es otro asunto complejo. "Tenemos gente que hace un laburo muy fuerte con eso, y hay países especialmente duros. Y a veces tenés que hacer un relevo, y lo tenés que anticipar con tiempo, porque tardan mucho en darte la visa de la persona que va a relevar. Toda esa logística, en el mundo de hoy, está más trabada que hace más de 15 años. Por suerte a Montevideo llegamos rápido", dice el director, quien remarca que Fuerza Bruta propone un nexo singular entre el público y el show.

"El comportamiento del público es social. La relación del espectador con la obra no es individual. No es como ver una película, que la ves vos solo. Fuerza Bruta lo ves en un contexto con otras personas, y no sentado en una butaca, que te marca un límite físico. En ese sentido influye mucho según sea esa sociedad donde se presenta. En Japón el público se comporta de manera muy diferente que en Argentina. En Japón hay una cuestión de no invadir el espacio físico del otro muy fuerte: no se tocan cuando se saludan. Y este espectáculo es muy físico. Los espectadores están muy inmersos en el espectáculo".

El riesgo constante de correr lejos del piso.

Diqui James formó parte del histórico grupo De la Guarda, que desde 1994 asombró con su teatro performático. "En De la Guarda, nuestro impulso inicial fue lanzar el cuerpo en el espacio. Lo que investigamos e hicimos fue como volar por el aire, correr por las paredes, como generar acción a partir del impulso físico del actor. Y manejamos muy pocos elementos escenográficos, casi nada", señala. Y con el tiempo los desafíos se fueron multiplicando y los riesgos también. "Si hacemos las cosas mal se puede lastimar alguien, seguro. De todos modos, manejamos materiales que fueron fabricados para hacer lo que hacemos. Está todo chequeado y hay una parte técnica muy fuerte que nos respalda", afirma el director sobre las relaciones entre los artistas y la gran maquinaria escénica.

"El error también está minimizado al máximo: tratamos de generar un sistema de seguridad en el que tiene que haber muchas fallas para que algo salga mal a nivel de la seguridad. Pero el riesgo siempre está y siempre lo tenemos en cuenta. Es nuestra prioridad que nadie se lastime", asegura.

"Por suerte, con los años, todo lo que es materiales mejoró muchísimo, a nivel internacional se avanzó mucho. Algunos golpes nos hemos pegado, pero, por suerte, nada grave".

Foto: Difusión
Foto: Difusión

Datos para no faltar a una cita imperdible.

Desde el martes 6 al domingo 18 de diciembre Fuerza Bruta promete sacudir a los espectadores con una vivencia inolvidable. Las entradas valen desde $ 1095 a $ 1500 y están a la venta en Red UTS, Red Pagos y Tienda Inglesa; para algunas fechas rige un descuento si se compran antes del viernes 30 de noviembre inclusive. Además, el viernes 9 de diciembre a las 23:30 será la Dj Nights con Fuerza Bruta. Ese día, al finalizar el show, un conjunto de Dj locales seguirán con la música para bailar con el público. Esa instancia es solo para mayores de 18 años. Para más información llamar al teléfono 2602 0908.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º