TEATRO

Lucía Rodríguez, mujer poderosa en el escenario

La comediante se presenta mañana en La Trastienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luego de años en colectivo, Rodríguez se larga por su cuenta. Foto: Difusión

¿Cómo se hace para ser mujer, madre y pareja al mismo tiempo? Mañana, Lucía Rodríguez, lo va a contar en el escenario de La Trastienda en su primer espectáculo como "solista": Poderosa.

Rodríguez es actriz —formó parte del elenco de la obra Rescatate, una de las más longevas en la cartelera de teatro montevideana—, pero desde hace unos años viró hacia el humor, particularmente la variante de moda: el stand up.

También tiene un pasado como comediante de carnaval, ya que salió durante dos años con la revista House, y obtuvo un primer premio en ese rubro.

"Hace tres años que cambié. Hice un curso de stand up y me largué. Estuve en otros espectáculos de stand up colectivos, pero esta vez es la primera que voy a estar sola en el escenario. Me da miedo, y tengo muchos nervios, pero si pude ser madre, puedo hacer esto", dice y ríe.

Por qué cambió de rubro tiene que ver con la maternidad. Hace poco volvió a ser madre y sintió que tenía varias cosas para decir sobre eso, y que el stand up era una excelente plataforma para articular y explicitar esas ideas y pensamientos. "Tenía ganas de decir algunas cosas sobre ser madre que por ahí son políticamente incorrectas. Es una experiencia maravillosa, pero pasa que a veces pienso o siento ganas de, no sé... ¡irme del país porque el bebé no para de llorar!", dice Rodríguez entre risas.

Ella sabe que no está bien visto decir esas cosas, pero también dice que para su sorpresa encontró que contar ese tipo de experiencias generaba respuestas positivas, sobre todo entre el público femenino. "Me dicen que pensaban que solo ellas sentían ese tipo de cosas, y que es un alivio saber que le pasa a otras mujeres".

Pero no solo de la maternidad vive la comediante. En el espectáculo también hay lugar para contar en clave de humor historias surgidas de la inagotable fuente de inspiración de los humoristas de stand up: las relaciones y las diferencias entre hombres y mujeres.

—¿Hay patadas para los hombres?

—(Ríe). Es un show desde la óptica femenina, pero los hombres se identifican también. No sé si patadas... No me gustaría verlo así, pero habría que preguntarle a algún hombre.

—¿Por qué es un espectáculo no apto para menores de 12 años?

—No es que utilice un lenguaje grosero. Es que hay algunas imágenes, y una ironía, que apuntan a un público mayor y que para alguien menor de 12 años puede escapársele.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)