MANUEL WIRZT

"Estoy del lado de mirar el medio vaso lleno"

Para unos, el músico autor de éxitos pegadizos. Para otros, el cómico que junto al Puma Goity y Guillermo Francella hizo llorar de risa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Manuel Wirzt

Manuel Wirzt es un artista 360 grados, y una de sus facetas lo trae este jueves al Teatro El Galpón, donde junto a Martín Bossi hace emocionar, cantar y bailar al auditorio. Dará cuatro funciones hasta el domingo. Red UTS, de $ 1960 a $ 1410.

—Nos conocimos haciendo una gira de televisión, y me invitó a que lo fuera a ver. Lo fui a ver a un pub para 40 personas, y quedé fascinado por lo que hacía. Y le dije que estaba en un 30%, que tenía mucho más para dar. Y bueno, a partir de ahí comencé con la dirección, y hace ocho años que trabajamos juntos. Y hace seis años que estoy arriba del escenario, porque al principio no actuaba junto a él.

—¿Cómo nació tu trabajo en equipo con Martín Bossi?

—Vos también tenés toda una carrera como compositor, con hits que pegaron fuerte. ¿Qué tiene que tener una canción para llegar tanto al público?

—Sí, principalmente Donde quiera que estés y Rescata mi corazón. Creo que en general, es decisión del público. Cuando una canción genera empatía con la gente, que el que la escucha sienta que fue escrita para él, ahí está el click. El milagro de una canción que se vuelve popular tiene que ver con la emoción que produce, con que la sientas como la cortina musical de un cierto momento de tu vida. Suena la canción y te acordás de ese momento. Para toda la vida.

—¿Tuviste prejuicios contra la música romántica?

—Sí, lo tuve. Lo tuve, por ejemplo, con Donde quiera que estés. Yo no la quería grabar, y me convenció el productor, Alberto Lucas, que es un hermano de toda la vida. Él me dijo que podía emocionar no solo con el ruido, sino también con algo para decir. Fue aleccionador. Y fue mi primera canción que yo escuché cantar en la cancha de fútbol. O sea que ese prejuicio de rockero, que no podía cantar una balada porque era una mariconada, me lo tuve que meter... guardarlo.

—Tampoco debió ser fácil para un rockero hacer rock para niños...

—Cierto, hasta que aprendí otra gran lección. Yo estaba haciendo rock, mientras hacía un programa para chicos. Tenía el cabello casi hasta la cintura, campera de cuero, y cantaba rock & roll. Y en un programa para chicos cantaba rock, canciones mías. Y un día, en un lugar muy oscuro de Buenos Aires, me encuentro con Pappo. Y yo pensé que mi iba a decir que cómo podía hacer rock y hacer un programa como chicos. Y fue todo lo contrario, porque yo tenía ese prejuicio, ese temor. Y Pappo me dijo, Me encanta el programa que hacés. Lo veo todas las tardes, cuando tomo la leche con mi vieja. Me morí.

—Otro hito de tu carrera fue el personaje de Latoya, y todo lo que hiciste junto a Francella. ¿Por qué dejaste de hacer ese humor televisivo que era tan efectivo y tenía tanto público?

—Lo que pasa es que los programas empezaron a desaparecer. Hacer un programa de esas características era muy caro. Hoy resultaría carísimo, por la cantidad de cámaras, de gente, de producción. Podrías tardar un día en grabar un sketch, y duraba dos minutos. Uno no siempre hace lo que quiere en esta carrera.

—¿Sentís que ser multifacético te quitó tener un perfil más definido para el gran público?

—Me ha sacado muchas posibilidades esto de el que mucho abarca poco aprieta. Es cierto. Pero también me dio posibilidades de ganarme la vida cuando no había radio para pasar mi música, o no había televisión para actuar. Me sacó pero también me dio: y yo siempre estoy del lado de mirar el medio vaso lleno.

"Dios atiende en capital"

"La música y la actuación fueron dos cosas que me atraparon desde muy pequeño. La música a los nueve años, y la actuación a los 16", dice Wirzt como carta de presentación.

"Yo soy del Interior, de una ciudad que queda a 234 kilómetros de la Capital. San Nicolás es muy famosa ahora por una virgen y un santuario enorme que se está haciendo. Pero yo cuando me fui de San Nicolás la virgen no estaba, y me fui para Buenos Aires porque Dios atiende en Capital. Vine a estudiar arte dramático, pero con mi guitarra al hombro", sintetiza el actor y mimo. Luego un programa para niños, No te quedes afuera, lo abrió a la popularidad, que hizo picos de éxito a través de la tele, como Poné a Francella.

Nació en San Nicolás de los Arroyos, 1963.

Es cantante, músico, compositor, actor, director teatral y conductor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados