teatro argentino

Julio Chávez y Adrián Suar llegan a El Galpón

El lunes se ponen a la venta las entradas para Un rato con él

Adrián Suar
Adrián Suar llega al escenario galponero. Foto: Machado Cicala

Julio Chávez es un actor que más de una vez se ha presentado ante el público teatral uruguayo. No así Adrián Suar. Ahora, el viernes 15 de junio, los dos populares actores argentinos se presentarán en un mano a mano en el Teatro El Galpón, con la comedia dramática Un rato con él, que fue un éxito el año pasado y este verano en la calle Corrientes, en el gran escenario del Teatro El Nacional, con más de 125 mil espectadores. En principio se ha marcado una función sola, pero si el público responde se agregarían una o dos más, ese fin de semana. Las localidades salen a la venta este lunes 26 de marzo por Tickantel, y valen desde $ 950 a $ 2400.

Más allá de las dos figuras en juego, y de todo el resto del elenco, la obra tiene interés en si. Gregorio (a cargo de Chávez) y Darío (por cuenta de Suar) son dos hermanos, hijos de diferentes madres, que están distanciados hace años. Cuando el padre de ambos muere, se ven obligados a encontrarse para repartir la herencia. Y ese encuentro, que al principio ambos creen que será tedioso y protocolar, con abogados y palabras solemnes, les va a deparar varias sorpresas. Porque como suele suceder, detrás de los bienes materiales hay recuerdos, afectos, y los objetos terminan siendo como proyecciones de los vínculos y las emociones.

En ese discutir por la herencia irán apareciendo relatos, cuentos de familia, sorpresas, muchas de ellas alrededor de la figura paterna, sus secretos, su perfil menos conocido. Y en esos relatos irán apareciendo puntos en común entre ambos hermanos, no tan distantes como parecía. Por ese camino, Un rato con él invita a reflexionar con humor sobre los vínculos. Y en el escenario, constituye un duelo de dos actores notables, caracterizando a dos hermanos entrañables que, aún en sus diferencias, descubrirán que tienen mucho en común. Con su capacidad para interpretar desde la visceralidad, Chávez compone un personaje lleno de empuje y de conflictos, que encaja (y hace reír mucho) con el personaje que arma Suar, con sus clásicos tics, como más nervioso.

Con texto de Julio Chávez y Camila Mansilla, el elenco lo completan Marcelo D’Andrea, Nina Spinetta y Francisco Lumerman, bajo dirección de Daniel Barone. La obra también impacta por la monumental escenografía, cuyo diseño corrió por cuenta de Jorge Ferrari, mientras que la iluminación es de Eli Sirlin, el diseño de sonido de Gastón Briski y Alejandro Zambrano, y el vestuario de Jimena Bordes.

Y en realidad, el elenco trabaja de modo compacto, para desarrollar una acción que administra muy bien la trama. Algunos detalles de esta producción, muy cuidada, llaman especialmente la atención del público, desde el efecto de la lluvia al gran decorado de la sala donde ocurren los hechos. Un rato con él permite ver mano a mano a dos actores consagrados, cada uno por su camino, bien distintos. Pero más allá de las caras famosas del cine y la televisión, la obra es también una buena velada teatral en sí misma, con un argumento sólido que amalgama verosimilitud, humor y emotividad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º