PREPARANDO LA GRAN DESPEDIDA

¿Quién es el joven bailarín chileno que llega para bailar junto a Riccetto en su despedida?

Se trata de un joven artista que se perfeccionó en Estados Unidos y ha conquistado grandes premios, entre ellos el el Prix de Lausanne

Sebastián Vinet
Sebastián Vinet, un gran bailarín, tambiién modelo. Foto: Difusión

Finalmente el BNS desveló quién será el partener de María Noel Riccetto en la función de despedida de la gran bailarina uruguaya. Para ocupar ese importante papel, el Ballet Nacional Sodre invitó al joven y reconocido bailarín chileno Sebastián Vinet, quien tendrá a cargo del rol de Des Grieux en las funciones de Manon del viernes 27 y sábado 28. El artista no solamente ha destacado como bailarín sino también como modelo, dada su belleza física.

https://www.instagram.com/p/B6LSYWmAUhG/?utm_source=ig_web_copy_link

Nacido en Santiago, Vinet estudió en la Escuela de Ballet del Teatro Municipal de esa ciudad y luego en la Houston Ballet Academy, en los Estados Unidos, residiendo después en Ciudad de México, capital en la que ocupa la posición de primer bailarín en la Compañía Nacional de Danza, dirigida por Mario Galizzi. En paralelo inició una carrera de modelo: “quiero expandir mi mundo. No quiero quedarme encerrado en un teatro”, explica.

Entre los logros de esta figura del ballet chileno destaca su participación en 2009 en Suiza en la exigente competencia de ballet el Prix de Lausanne, donde asisten los más estrictos directores de danza del Ópera de París y del Royal Ballet de Londres. Vinet resultó ganador, siendo la primera vez que un chileno ganaba esa competencia.

“Mi mayor reto ha sido vivir diez años en Estados Unidos y trabajar ahí. No me pude adaptar muy bien a la cultura y a la manera de trabajar. Las compañías son privadas y eso es bueno porque tienen dinero y hacen muchas giras, pero yo no sentía que estuviera creciendo como artista. Sentía que iba a la oficina o que era un producto más, pero no sentía que hubiera una inversión mutua”, afirma a Hotbook, al mirando su carrera en perspectiva.

“También fue una transición muy difícil desde mi escuela de Chile, porque en Estados Unidos tienen un nivel técnico mucho más alto. Hay una técnica que se llama pasde deux, y es cuando bailas con una mujer y la levantas en el aire, pero yo no podía levantar ni un kilo, así que me tuve que esforzar mucho más para poder hacerlo”, afirmó con humor al mismo sitio web.

Sobre en qué medida el mundo de la moda y el del ballet están muy separados, aseguró en revista Paula, Chile: “No son mundos excluyentes. Y eso aún no lo entienden en Chile. Cuando estaba en San Francisco y tenía un evento, Armani o Dolce & Gabbana me ofrecían vestirme. Eso es normal allá. Porque al final la danza es un negocio, el arte en general lo es. Cuando acá se empiece a pensar así varias cosas cambiarán”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados