Mañana el Teatro Victoria recibe la obra “Lepidoptera”

Un insecto como reflejo de la vida

Una entomóloga indaga en su propia mundo afectivo, encontrando paralelos entre lo que sabe desde su conocimiento científico, y lo que siente. De eso va Lepidoptera, que con dramaturgia y actuación de Ana Pañella, se puede ver desde mañana sábado 7 de octubre en el Teatro Victoria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pañella dará vida a su texto.

Una entomóloga indaga en su propia mundo afectivo, encontrando paralelos entre lo que sabe desde su conocimiento científico, y lo que siente. De eso va Lepidoptera, que con dramaturgia y actuación de Ana Pañella, se puede ver desde mañana sábado 7 de octubre en el Teatro Victoria.

Se trata de la primera obra teatral de Pañella, que ya había sido presentada en la Sala Delmira Agustini, del Solís, de donde bajó de cartel con muy buena asistencia de público. Y ahora reaparece en el teatro de Río Negro 1477, donde irá los sábados a las 21.00 y los domingos 19:30. Las entradas valen $ 300 (tel. 2901 9971).

Clara, la protagonista, es además de bióloga, madre, amante y ávida colectora de palabras, historias y saberes. Por eso el espectáculo busca examinar significados, historias y situaciones de seres, cosas y vocablos. Para eso apela a una puesta en escena que incorpora arte digital, proyecciones, objetos teatrales.

Con dirección de Omar Bouhid y la propia autora (también a cargo del unipersonal), el espectáculo dura una hora y promete un clima cotidiano que sin embargo no empaña su sentido onírico. “Hacía tiempo que tenía en mente escribir un texto, vinculado temáticamente a la brevedad de la vida, y también quería escribir sobre mujeres, pero no personajes dramáticos, sino voces femeninas que por alguna razón me interesaban. Yo no soy escritora, nunca pensé en escribir la obra, pero también es cierto que el material era muy personal”, señaló Pañella.

La obra presenta una protagonista que, cincuentona, procesa sus pequeñas crisis a través de la palabra, elemento que cobra gran protagonismo, y que llega al público no solamente a través del decir de la actriz. De hecho, los trabajos digitales presentan textos escritos, entre otros recursos, que hacen que el espectador reflexione sobre el lenguaje desde otro lugar.

Y según puntualiza la artista, la obra puede ser percibida como un sueño, como que todo ocurriera en un ámbito onírico. Por otro lado, Pañella apeló a textos de terceros, como el siempre fructífero Julio Cortázar, mientras su personaje hace listas que provocan una reflexión sobre la suma de las palabras y sus significados. Para eso, un cuaderno a la salida de la función, invita a sumar vocablos para las funciones posteriores.

“Una mañana desperté con la imagen de una mujer, a la que le pasaba algo sobrenatural. Y a partir de ahí, convertí una serie de materiales para llegar al texto del espectáculo. Entre otros, material científico, porque la protagonista está preparando un trabajo sobre mariposas. Para mí el espectáculo es una celebración de la palabra, y también una reafirmación de la vida”, afirma la autora y actriz.

La obra cuenta con escenografía y arte visual de Omar y Iara Bouhid, Diana Delgado y Helena Suárez, y los artefactos escénicos fueron hechos por Javier Peraza, hijo. A su vez la puesta en escena cuenta con ambientación de Gerardo Franco y vestuario de Soledad Capurro. “En esos textos que no soy míos, también hay mucha cosa de mi. También es como un homenaje a mis raíces, a mis abuelos, que de algún modos están representados en una pequeña canción en catalán que canto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados