COMEDIA

Humor desde la privacidad de una parroquia

Esta noche se estrena en Teatro Circular Niños expósitos, bajo dirección de Eduardo Cervieri

Niños expósitos
Niños expósitos, con Félix Correa y Carlos Rodríguez. Foto: Gustavo Castagnello

“No hay una parodia de lo religioso, pero si una mirada a veces tierna y por momentos ácida, de la práctica religiosa”, comenta a El País Eduardo Cervieri, quien hoy a las 21.30 estrena en Teatro Circular la comedia Niños expósitos, del autor argentino Rafael Bruza, interpretada por Carlos Rodríguez y Félix Correa. El título quedará en cartel viernes y sábados a las 21.30 horas y domingos a las 20.00.

En una parroquia, en un pueblo alejado del mundo, conviven tres personajes: el viejo párroco (que no aparece en la obra pero su presencia es muy fuerte), y dos hombres que, huérfanos de padres, fueron dejados allí cuando niños. Ambos ejercen de monaguillos y tienen objetivos claros: uno aspira a asumir como sacerdote, relevando al anciano, y el otro conquistar el amor de una de las feligresas. Se plantea así un juego entre los recuerdos del pasado y los deseos del presente, que a su vez plantean la eterna disyuntiva entre lo material y lo espiritual.

Niños expósitos es una comedia muy divertida, con escenas de un humor por momentos delirante. Y en andas de ese humor, cabalgan las dudas, las debilidades humanas, la búsqueda del amor y su opuesto, el poder. También la presencia de Dios, o su ausencia. Nos propusimos desde el inicio encontrar, en el trabajo compartido con el equipo, lo que a mi entender resulta clave en este texto: el estilo. Porque hay obras en las que el mismo asoma claramente. Nosotros tuvimos que probar y probar”, explica el director, responsable de éxitos de la cartelera local como la reciente versión de Aeroplanos, con Julio Calcagno y Pepe Vázquez.

Con ambos actores Cervieri ha trabajado repetidamente, en obras como Cabrerita, Fontanarrisa, Comedias de la vida privada, Peloduro y Sexo en la cabeza, entre otras. “Somos compañeros de ruta desde hace décadas y nos entendemos, sintonizamos un criterio artístico común. Y sin embargo, por suerte, siempre aparecen cosas que nos hace sorprender. Y aquí han logrado una empatía muy fuerte con sus personajes. Hacen unas composiciones exquisitas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)