UNA ACTRIZ Y DRAMATURGA

Humor ácido entre Montevideo y Buenos Aires

Nenan Pelenur estrena esta noche su nuevo espectáculo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nenan Pelenur, actriz y autora. Foto: Marcelo Bonjour

Nació como Gabriela Pelenur en el Buenos Aires de principios de la década de 1980, y con el tiempo el seudónimo Nenan fue acaparando su identidad. Hoy que se siente más que nada rioplatense por tantas idas y vueltas que ha tenido entre ambas márgenes del Río de la Plata, bromea con que no sabe ni cómo se llama.

"Creo que mi gusto por el teatro arrancó en la escuela", cuenta ahora Pelenur, que se acuerda con precisión de aquel día en que, en un taller de teatro en un colegio un tanto hippie, abrió un baúl y encontró pelucas, gorros y un blazer de lentejuelas. Ese, dice, fue el quiebre, que la llevó después a continuar con talleres y cursos en Montevideo. "Pero nunca hice escuela, porque eso siempre me emboló", admite.

En 2007 actuó por primera vez de manera formal ante el público. Estuvo seis meses en cartel en El Tinglado interpretando un texto del argentino Rafael Spregelburd, y ahí vivió la dinámica más convencional de la actuación: los ensayos, los horarios, el trabajo en grupo y sobre todo la disciplina.

Pero nunca terminó de sentirse cómoda en ese ámbito —o sea, actuando textos de otros y siendo dirigida también por otro—, así que se dedicó a escribir. Esta noche a las 21.00 en Tractatus (Rambla 25 de Agosto 540) presenta Graciela 2, amor a segunda vista, que es su primer espectáculo escrito cien por ciento por ella y una sucesión de Graciela, un show de humor estrenado en 2014.

En escena la acompaña Natalia Perdomo y juntas repiten el jueves de la semana que viene (y tienen intenciones de seguir). Se puede reservar lugar a través del mail [email protected], y es apto para mayores de 18 años.

"Graciela 2 no es una obra convencional, con una continuidad. Es una cadena de sketches y monólogos con diferentes personajes, que es lo que más me gusta: componer personajes. Conceptualmente manejo diferentes temáticas, desde la obsesión a la compulsión, los abusos, la neurósis del ser humano, llevado al humor ácido y a veces con tintes dramáticos", cuenta Pelenur.

En ese sentido, dice que la "Graciela" del título es un concepto que engloba a todos los personajes, y que tiene que ver mucho con el humor. Hay una esquizofrenia que parece propia del under porteño, heredada tal vez de una admiración profunda por Fernando Peña.

"Es mi real escuela, mi real ídolo y me cambió la vida. Yo miré eso y dije: yo quiero eso, quiero hacer eso", admite.

—¿Qué es escribir para vos?

—Es un ritual. Cuando estoy trancada y me dicen que por qué no me voy un fin de semana al campo, no puedo. Yo sé dónde tengo que escribir: en mi casa, de noche, con una música. No me tengo que ir a ningún lado, es ahí el ritual de escribir.

—¿Y qué música suele acompañar ese ritual?

—A mí me gustan mucho los Doors, pero en realidad pongo música según el personaje que estoy escribiendo. La música, en Graciela 2, es un personaje fundamental: sépanlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)