OBITUARIO

Hoy de mañana a los 86 años falleció el director teatral uruguayo Dervy Vilas

Por su aporte a la cultura uruguaya había sido declarado Ciudadano Ilustre en 2014. Sus restos serán velados mañana de mañana en Martinelli

Dervy Vilas
Dervy Vilas, falleció a los 86 años. Foto: Fernando Ponzetto

El director teatral Dervy Vilas falleció hoy hacia las 7.00, a los 86 años de edad, según acaba de confirmar Teatro El Galpón, institución de la que fue pilar fundamental. El velatorio será mañana en la Empresa Martinelli de 9.00 a 12.00.

“Con profundo dolor comunicamos que hoy falleció nuestro querido Dervy. Los que lo conocimos sabemos muy bien lo que Dervy significó para cada uno de nosotros, para el Galpón y para todo el movimiento cultural de este país”, expresó El Galpón en un comunicado.

“Para lo que no lo conocieron, decirles que Dervy fue un hombre de teatro independiente magnífico, un galponero de alma, maestro de muchos y enorme referente de la cultura en la resistencia en los tiempos de la dictadura cívico militar encarando emprendimientos de gran coraje en CX30 la Radio, en la cámara del Libro, en Banda Oriental, en la directiva de SUA y luego a partir de 1992 en COFONTE.

Dervy Vilas
Dervy Vilas, adiós a un gran hombre de teatro. Foto: Difusión

Nacido en Montevideo en 1933, su carrera abarcó el arte dramático en toda su amplitud. Fue además de actor y director, docente, libretista (para la escena y también para la radio), adaptador, traductor, autor, y dedicó parte de su talento al teatro infantil, apostando a su excelencia y valor estético.
Egresado de la Escuela Municipal de Arte Dramático en 1962, ya antes de egresar había comenzado a trabajar como actor, participando en 1957 en la histórica puesta en escena que Atahualpa del Cioppo hizo de La ópera de dos centavos, de Brecht, en Teatro Odeón, montaje que es considerado como paradigmático entre las puestas en escena latinoamericanas del dramaturgo alemán. 

Hacia 1968 dejó prácticamente la actuación para volcarse a la dirección teatral y a la docencia, que ejerció en El Galpón y también en Teatro Circular y La Gaviota, entre otras compañías de teatro independiente. Como adaptador, participó del emblemático montaje de Fuenteovejuna, que El Galpón hizo antes de la dictadura, con dirección de Taco Larreta, espectáculo que conjugaba el texto de Lope de Vega con recursos de sesgos brechtianos. De sus muchas puestas en escena destacó, entre otras, ¡Ay, Carmela!, de José Sanchis Sinisterra, de 1990. 

Dervy Vilas
Dervy Vilas, declarado Ciudadano Ilustre, por la Intendente Ana Olivera, en 2014. Foto: Alejandro Persichetti

Más allá de su trabajo como director de teatro, Vilas cumplió un rol clave como organizador y coordinador de actividades culturales, entre ellas la Feria del Libro anual que lleva adelante la Cámara Uruguaya del Libro. También fue artífice de espectáculos musicales, como Cuando me pongo a cantar, por el dúo Larbanois-Carrero, así como recitales que encabezaron Nelly Goitiño, Vera Sienra y otras grandes figuras de la escena local.

En el plano internacional fue miembro de la Federación Internacional de Actores (FIA) y del Instituto Internacional del Teatro (ITI), entre otros organismos. Secretario general de El Galpón en más de una oportunidad, en 2014 fue declarado Ciudadano Ilustre de la ciudad de Montevideo. Y esta temporada en curso, sus compañeros galponeros había decidido que la temporada 2019 llevara su nombre. “El mejor de los homenajes es el que se hace en vida. Y él lo pudo ver”, dice el comunicado de El Galpón.

En una entrevista con El País, en 2009, Dervy Vilas había afirmado: “Me considero como un hijo adoptivo de Atahualpa del Cioppo. Yo hacía Preparatorio en el IAVA, e integraba un grupo de teatro que allí funcionaba, y un día la directora del grupo nos dijo que iba a venir una persona, un invitado especial a la clase. Nos reuníamos los sábados, que era el día que teníamos menos clases, y un sábado apareció Atahualpa, con su figura, su pelo blanco, su nariz aguileña. Fue una conmoción: había compañeros que habían trabajando en su puesta en escena de Juan Moreira. Y cuando caminábamos rumbo al Sportman, Atahualpa me dice que le gustaría que yo participara en La ópera de dos centavos, de un autor que no se conocía mucho, Brecht”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)