Hoy llega Cirque du Soleil a Antel Arena con sus acróbatas que vuelan como insectos

La mayor compañía del espectáculo del mundo se presenta con un espectáculo creado por la coreógrafa brasileña Deborah Colker

Cirque du Soleil
Ovo, Cirque du Soleil nuevamente en Uruguay. Foto: Difusión

Desde hoy Cirque du Soleil está nuevamente en Uruguay, esta vez con Ovo, espectáculo de perfil bien infantil, que invita al espectador a presenciar un mundo lleno de insectos. Entre otros números se verán grillos que hacen acrobacia en la pared, una araña que anda en la cuerda floja, escarabajos volando, y hormigas que hacen antipodismo, es decir, pruebas realizadas básicamente con las habilidades de los pies.

En esta tercera visita al país (vino con Kooza en 2016 al Parque Roosevelt y con Amaluna en 2017 a Punta Carretas, en 2017), la mayor empresa de entretenimiento del mundo no viene con carpa, sino que desembarca en Antel Arena, donde en estos días ha ingresado el contenido de 24 contenedores grandes, con todo su equipo de alta tecnología, que llegó por carretera desde Argentina. Del techo del nuevo estadio uruguayo colgarán unas 50 toneladas de equipamiento, que buena parte no queda a la vista del público. Entre los atractivos destaca un gran muro que recibe vertiginosas proyecciones.

Cirque du Soleil
Ovo, un universo de insectos que hacen acrobacia. Foto: Difusión

Martín Alvez es uno de las decenas de artistas que trabajan en el escenario de Ovo. Brasileño, él realiza junto a su esposa un número aéreo de dos mariposas. “Volamos a ocho metros de altura, haciendo muchas pruebas de flexibilidad y de fuerza. Es una historia de amor entre las mariposas, pero a la vez es un número de riesgo por la altura”, cuenta este acróbata que trabaja sin red, y ataviado con un vestuario que imita las texturas de la mariposa, como con una especie de pelusa. La levedad es una de las claves de su trabajo.

Ovo es un espectáculo de nivel acrobático muy fuerte, un show para toda la familia, muy colorido y con una historia muy fácil de entender. Otros espectáculos de Cirque du Soleil quizá exijan pensar un poco más. Este show tiene como una moraleja, vinculada al aceptar al que viene de afuera, al extranjero. Que cuando llega la gente no sabe cómo es, y lo ponen un poco en duda. Al principio no lo aceptan mucho, pero luego eso va cambiando”, afirma el acróbata, quien los días que tiene show entrena además de tres a cinco horas. “Cada artista entrena distinto, dependiendo del número que haga”.

Cirque du Soleil
Cirque du Soleil, por tercera vez en Uruguay. Foto: Difusión

La directora de Ovo es gran conocida de la escena uruguaya: la coreógrafa brasileña Deborah Colker, quien por otro lado el próximo 14 y 15 de agosto traerá al Auditorio Nacional Adela Reta Cão Sem Plumas, es decir, Perro sin Plumas. “Con Deborah Colker trabajamos los movimientos, para que no sean como los de los humanos. La forma de caminar, por ejemplo, es más parecida a una mariposa. Pero no literalmente, moviendo los brazos como si fueran alas. Todos nuestros movimientos los hacemos como para que se parezcan más a los de los insectos”, afirma este artista paulista, que comenzó como gimnasta, luego pasó al circo tradicional, y finalmente encontró en el llamado nuevo circo un campo de trabajo que, además de brindarle una buena manera de ganarse la vida, le permite expresar emociones desde el escenario.

Según explica Alvez, la música del show también se sale un poco de lo que otros shows de Cirque du Soleil ofrecen. “Como fue creado por una artista brasileña, su música es muy latina. Hay mucha presencia de ritmos brasileños, y eso lo hace muy cálido, y con mucha energía”, adelanta.

Cirque du Soleil
Cirque du Soleil, con su proverbial perfeccionismo. Foto: Difusión

Antes del estreno, un grupo de unas 25 personas instala todo el equipamiento en Antel Arena. “Te diría que Antel Arena es único en la región: desde Miami hacia el sur no hay nada parecido. No hay en la región lugares tan buenos como éste, donde en ocho horas uno pueda colgar del techo todo el equipamiento de un show de este tipo. Yo soy el responsable del colgado del show, que implica colocar unas 50 toneladas del techo del estadio”, detalla Pablo Hernando, quien forma parte de la empresa que instala el show.

Audio, iluminación, video, telones, elementos para sostener a los acróbatas, se entraman en la gran parrilla del estadio. “Un show de circo de este tipo no baja de este peso en equipos, entre las 40 y 50 toneladas, mucho más que un show de música o de teatro. Esto va todo colgado del techo por la cantidad de visuales que tiene el espectáculo. De otro modo, habría que sostenerlo sobre columnas que harían difícil que todo el público vea correctamente. Prácticamente no se apoya nada, y eso tiene que ver con la magia que se logra. Cuando ves mucha columna de apoyo, ya es más fácil ver bien qué es lo que está pasado”, puntualiza el técnico.

Ovo irá hasta el domingo 14, todos los días menos lunes a las 20.00, y los fines de semana agrega otra función a las 16.00. Tickantel, de $ 1635 a $ 4360.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)